Despejado
T 17.4° | ST 17.4° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Viajes - nota

Abrió sus puertas la majestuosa Laguna del Diamante

La Laguna del Diamante, ubicada a unos 200 kilómetros de la capital provincial y a una altitud de 3.300 metros sobre el nivel del mar casi al límite con Chile es un espejo de agua cristalina que descansa a los pies del volcán Maipo. Se llega por caminos de ripio serpenteantes que cruzan por pequeños parajes perdidos en el mapa. Aseguran que es una experiencia inolvidable. Hace cuatro días está abierta al público.

Abrió la temporada para visitar La Laguna del Diamante, uno de los lugares más bellos de Mendoza y del país. A los pies del volcán Maipo, cuyo cono se refleja en la esmeraldina alfombra de agua de la laguna que está a 3300 metros de altura. Los que la visitan, aseguran que no pueden olvidarse el color y la majestuosidad de la imagen.

La Laguna del Diamante está a 200 kilómetros de la capital provincial, y en el límite con Chile. Es un espejo de agua verde y cristalino que invita a recorrerlo y contemplar un espectáculo natural único donde la poca intervención del hombre se nota y se debe respetar comprometiendo a los turistas a ser muy responsables con su visita.

A cuatro días de la apertura, 140 turistas se animaron a vivir la aventura de caminar en el silencio. Llegar hasta la laguna es una travesía exótica. El viaje comienza en la ruta 146 hasta la 101, y de allí se recorren 20 kilómetros de un serpenteante camino que termina en el Puesto Alvarado, donde se halla el guardaparque. De aquí siguen 50 kilómetros de ripio que se adentran hacia lo alto y en lo profundo de nuestro mapa. Cruz Casa de Piedra, Vegas de los Avestruces, Vegas del Yaucha, Pampa de los Paramillos y Pampa de la Laguna son algunos de los parajes que el camino va develando hasta llegar finalmente a la Laguna del Diamante, donde la paz y el silencio anidan.

Las normas para entrar son rigurosas porque se intenta proteger el medio ambiente y resguardarlo de la intervención muchas veces invasiva del hombre. No se puede ingresar con perros u otras mascotas, circular por zonas no autorizadas o a campo traviesa, extraer elementos de la flora o fauna, dañar o molestar a los animales del lugar, dañar o destruir las instalaciones existentes, encender fuego en lugares no autorizados ni arrojar residuos. Los deshechos que se generan deben ser devueltos en bolsas numeradas al guardaparque en el Puesto Alvarado cuando se regresa.

“El Estado provincial garantiza el cuidado del área protegida, y que los caminos y accesos estén en buenas condiciones para su acceso, pero necesitamos que las empresas desarrollen productos y amplíen la oferta en relación a la laguna”, comenta Marcelo Reynoso, director de Calidad y Servicios Turísticos del gobierno de Mendoza.

Las actividades en la Laguna del Diamante son variadas, caminatas, trekking, ascenso al Volcán Maipo, aunque lo más recomendable sea armar la carpa y quedarse disfrutando de la visión de la silueta de ese gigante rocoso que se refleja brillante durante el día y en forma cenicienta durante las noches.