Despejado
T 20.7° | ST 20.7° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Campo - nota

Absolvieron al horticultor responsable por la muerte de un niño de 4 años

El Tribunal Oral Penal de la ciudad de Goya absolvió a Ricardo Nicolás Prieto, el horticultor responsable por la muerte de Santiago Nicolás Arévalo, un niño de 4 años quien murió tras intoxicarse a causa del uso indiscriminado del plaguicida Endosulfán.

Pasaron solo dos días del Día Internacional por el No uso de Agrotóxicos, y la Justicia Argentina no tiene mejor manera para conmemorarlo que tomando otra decisión en contra de la salud y en favor del agronegocio, con el resultado del primer juicio por homicidio por intoxicación con agrotóxicos, porque hace instantes absolvieron a Ricardo Nicolás Prieto, el horticultor responsable por la muerte de Santiago Nicolás Arévalo, un niño de 4 años quien murió tras intoxicarse a causa del uso indiscriminado del plaguicida Endosulfán.

El hecho sucedió en 2011, en Lavalle, una localidad correntina ubicada a 200 km de la capital. Nicolás salió de su casa, tropezó con una tabla y se cayó a un desagüe, sin querer mojó su pierna y manos y se fue a jugar con su prima Celeste Estévez, de 7 años. El agua provenía de una plantación de tomates donde frecuentemente fumigaban con agrotóxicos y el agua que entró en contacto con los niños estaba contaminada con agentes químicos. Nicolás murió y Celeste quedó seriamente afectada. La autopsia derivó en un resultado inapelable: intoxicación por agrotóxicos. Nicolas sufrió más las consecuencias porque entró en contacto directo con el veneno al carse y mojarse con el agua contaminada.

Este productor es responsable de estos hechos, porque fumigó con las cortinas de los tendaleros levantadas y permitió que los químicos se propagaran por la acción eólica en zonas aledañas. Pero después de tantos años de lucha y espera, hoy el Tribunal Oral Penal de la ciudad de Goya (presidido por el doctor Julio Ángel Duarte e integrado además por los doctores Romelio Díaz Colodrero y José Luis Acosta) decidió absolverlo incluso de los cargos por Celeste, cuando sin ningún control fumigó durante años su plantación de tomates, sin cuidar ni respetar la más mínima distancia entre las viviendas que rodean el cultivo.

Todo esto es una consecuencia del modelo de agroproducción actual de nuestro país, el cual se basa en el uso indiscriminado de agroquímicos que multiplican de dos a cuatro veces el promedio nacional de las tasas de cáncer y otras enfermedades graves en trabajadores agrarios y pobladores, quienes sufren de malformaciones o afecciones en la piel.

Mientras las autoridades siguen permitiendo el uso de agrotóxicos como el Glifosato, la Red de Médicos de Pueblos Fumigados continúa denunciando e intentando dar a conocer estadísticas alarmantes en el Litoral y Norte de Argentina: En nuestro país 2 de cada 100 niños nacen con problemas neurológicos, cardíacos o síndrome de down, pero en los pueblos fumigados son 6 de cada 100.

Si querés sumarte al repudio de esta resolución y al pedido para que no muera ningún niño más, podés acercarte a Plaza de Mayo junto a la agrupación Todos los 25 hasta que se vaya Monsanto.

 

Por Matilde Moyano