Despejado
T 26.5° | ST 28° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Adiós al tren: cierran la estación Sierra de la Ventana

Con la disolución de Ferrobaires quedarán sin trabajo 1300 personas. La Estación Sierra de la Ventana es una de las más importantes del sudoeste bonaerense. Una vez más, la dirigencia política le da la espalda a las comunidades más pequeñas.

Son malas noticias para los pequeños pueblos, luego de que el gobierno provincial decidiera disolver Ferrobaires, la suerte de algunas estaciones pende de un hilo, el próximo 15 de marzo cerrará la estación de Sierra de la Ventana, una de las más importantes del sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

No hay vuelta atrás. La estación ya tiene su fin decretado; pasará a formar un listado de estaciones desactivadas, cerradas como viene ocurriendo desde la década del ’90 hasta ahora. Lo que jamás pensé es que yo sería el último en cerrarla”, comentó con tristeza a La Nueva el actual y ultimo Jefe de Estación, Marcelo García. “Se calcula que 1.300 empleados quedarán sin trabajo, que son los que dependen de Ferrobaires. Son 1.300 familias en la calle”, completa este hombre que le dedicó su vida al ferrocarril, al igual que su padre.

La Estación Sierra de la Ventana es una de las más pintorescas de la provincia y también una de las más usadas por quienes elegían llegar a esta localidad serrana en tren. La decisión del gobierno provincial de decretar la disolución de Ferrobaires ha dejado sin protección a estaciones que todavía sentían que no todo estaba perdido, ya que pasaba el tren de pasajeros. Con el cierre de la Estación Sierra de la Ventana también se clausuran otras estaciones como Coronel Pringles, Laprida, Saldungaray, Cabildo y desde aquí al sur la medida cayó sobre todas las estaciones de la línea Pedro Luro-Stroeder-Patagones.

Todos tenemos que luchar para reactivar el tren de pasajeros. Sierra no puede perder un servicio esencial como este, que permite viajar a personas de toda condición social y que une a los pueblos“, reconoce García. La realidad marca otra cosa, el pasado 22 de enero la gobernadora María Eugenia Vidal firmó el decreto 1100 que eliminaba la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario (Ferrobaires), y el consiguiente traspaso de todos los trenes a manos de la Nación. El decreto tuvo su primera consecuencia con el cierre del centenario taller Maldonado en Bahía Blanca.

“La estación fue declarada Sitio Histórico Cultural. Hay que protegerla. Que no se convierta en un relato vacío, sino en algo tangible que se pueda ver y conocer por generaciones”, sostiene Marcelo García. Una vez más, los pueblos son los principales destinatarios de medidas insensibles que oscurecen la esperanza y abonan el éxodo, el tren y sus estaciones son un sistema neuronal que une a las pequeñas localidades, acerca las familias y permite la comunicación a bajo costo, fortaleciendo el concepto de un país federal. Una vez más, la dirigencia política le da la espalda a las comunidades más pequeñas.