Llovizna débil
T 10.9° | ST 10.9° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Campo - nota

Agricultura Regenerativa: Devolver a la tierra lo que le quitaron los agroquímicos

En diálogo con El Federal, Felipe Macía nos habló de la Agricultura Regenerativa, una práctica que puede devolverle la fertilidad al suelo y la biodiversidad, y de la misión de una empresa, que puede beneficiar a la sociedad y "hacer desde el corazón".

Por Matilde Moyano

Charlamos con uno de los oradores que más se destacó en Sustainable Brands Buenos Aires 2016, y uno de los más pertinentes para hablar sobre alimentación, buenas prácticas agrícolas e inclusión social. Se trata de Felipe Macía, Director de Sustentabilidad de Crepes & Waffles, una de las cadenas de restaurantes más grandes de Colombia fundada por sus padres, cuyo éxito radica en sostener que la misión de una empresa es transformar la sociedad yhacer desde el corazón“.

El concepto más interesante que nos trajo Felipe, egresado de Administración de Empresas y Desarrollo Sostenible de la Universidad de Queensland, es la Agricultura Regenerativa, que puede definirse como el proceso contrario a lo que hace nuestro modelo productivo dominante, el cual se basa en sembrar las especies más rentables y subestima la natural diversidad de nuestra tierra en favor del agronegocio, haciendo uso y abuso de agroquímicos.

Felipe nos explicó que la Agricultura Regenerativa es una práctica que puede devolverle la fertilidad al suelo y la biodiversidad, ya que “en vez de extraer vida, empiezas a hacer una práctica que es económica, pero que agrega vida y regenera.”

La agricultura convencional extrae nutrientes de la tierra, que terminan degradando el suelo. La Agricultura Regenerativa se basa en recomponer las condiciones ecosistémicas, recomponer el suelo, el agua. Es cómo empezamos a regenerar ecosistemas, a devolverle la vida a los ecosistemas a través de la producción de alimentos”.

//¿Qué pensás de la utilización de agroquímicos?

Con todo el conocimiento que ya tenemos, lo veo como un capricho corporativo. Tenemos que entender que la ecología es la tecnología natural más sofisticada, y que somos parte de un sistema que es más inteligente que nosotros. Y si logramos conectar nuestra producción de alimentos con esa tecnología y con esa ecología, llegamos a la abundancia y a la eficiencia. No hay nada más abundante y eficiente que la misma naturaleza.

Creo que pasa por reconocer que es un camino que tiene sentido ambiental, social, económico, personal, y que no es eficiente ni necesario producir con agroquímicos, ni usando petróleo para producir alimentos.

//¿Y por qué pensás que se siguen utilizando agroquímicos, pese a que ya está demostrado que no es la manera, porque contaminan el suelo, los alimentos y las personas?

Hay varias razones. Uno es el modelo agrícola que tenemos, que está basado en el modelo americano, grandes extensiones, grandes inversiones en máquinas. Es una solución que te invita a no pensar mucho, donde te dan todo resuelto como agricultor: ‘No piense mucho, siga esta cuatro reglas, no interactúe con el campo, no entienda nada de botánica, no entienda nada de ecología, y siga comprando estos productos’. Hay un poco de eso, y hay una industria gigante detrás que dice que va a alimentar el mundo con esta tecnología, y dice que eso es una solución, pero la realidad es que no. El hombre ha hecho agricultura desde hace 10 mil años, y los agroquímicos tienen 40, así que yo creo que hay que retomar, para redirigirse.

//¿Cómo es en Colombia la relación con el uso de agroquímicos?

En Colombia estamos en un momento lindo en cuanto a oportunidades, pero también de amenaza. Hay comunidades para la siembra de coca que se ven afectadas en su salud por los agroquímicos, pero aún no ha llegado la producción masiva de cereales. Ahora con la paz hay intenciones de replicar el modelo de Argentina: sembrar soja para hacer purinas para alimentar marranos americanos, en el país más biodiverso del mundo.

Tenemos un baluarte y un tesoro que es nuestra naturaleza. Lo inteligente sería entender esta naturaleza y empezar a construir nuestra competitividad haciendo honor a esta naturaleza y estos ecosistemas, y no destruyéndolos. Así que esa es la amenaza que tenemos ahora, y el reto de ser pioneros en biodiversidad y en agricultura regenerativa, y seguir creando vida y oportunidades.

// En Argentina también tenemos mucha diversidad, pero el agronegocio generó millones de hectáreas de soja, lo cual genera más plagas y la utilización de más químicos…

La enfermedad es el fruto de distorsionar una ecología balanceada y sana. Ahí es cuando surge la enfermedad.

Otra aspecto importante de la Agricultura Regenerativa es su capacidad de capturar carbono, es decir, es una práctica que permite solucionar muchos más temas que la producción, porque permite producir, reforestar y capturar carbono: “Los sistemas de Agroforestería que integran especies de árboles con cultivos temporales pueden llegar a capturar 30 toneladas de carbono por hectárea. Entonces estás tomando carbono de la atmósfera, poniéndolo en el suelo y en las plantas, mientras produces comida“, nos explicó Felipe.

Una experiencia en que se aplicó esta estrategia de conservación y producción se sitúa en Montes de María, que es un bosque seco tropical (uno de los ecosistemas más amenazados del planeta, donde queda el 2%, y en Colombia el 8% del original), Felipe nos contó que allí “enfrentan retos de sequía, por lo que implementamos un sistema de conservación y de producción en el que se construyeron corredores de conservación, además de agricultura orgánica al lado, con el fin de reforestar, capturar carbono, y producir alimentos sanos y orgánicos basados en la biodiversidad.”

50 familias de 10 regiones de Colombia proveen de alimentos a Crepes & Waffles. Actualmente el 20% de los alimentos que utiliza esta marca son orgánicos, y su objetivo es llegar al 100%. Están presentes en 7 países, tienen 4000 empleados y un 91% son mujeres, quienes asisten a una academia de arte dispuesta por la empresa. Y lo más insólito es que no hacen publicidad más que comunicarse a través de Facebook, ya que “la acción hace más”. La mamá de Felipe, Beatriz Fernández, escribe dos poemas al año, en fechas de celebraciones, y no dejan de expandirse, porque “si llegas al corazón, te quedas en la mente“.