Despejado
T 29.9° | ST 32° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

Argentina esclareció 40 avistamientos de OVNIs en 2016

Aproximadamente 40 avistamientos de OVNIs denunciados en nuestro país durante 2016 fueron explicados por una comisión de la Fuerza Aérea Argentina como algún fenómeno natural confundido por quienes tomaron la fotografía o presenciaron el hecho luego denunciado.

Tags

Desde 2011, los monitores de la Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (CEFAe) siguen satélites en tiempo real con restos de la nave espacial rusa Salyut 7 que se estrelló en la provincia de Entre Ríos en febrero de 1991.

Se trata de un organismo dependiente de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) ubicado en una oficina del edificio Cóndor, en la ciudad de Buenos Aires. Su responsable, el comodoro (R) Rubén Lianza, explicó a Télam que lo que allí brindan es un servicio público abierto para que los ciudadanos puedan esclarecer los avistamientos de OVNIs que hayan registrado.

Según explicó el especialista, muchas personas los contactan con la expectativa de identificar lo que logran fotografiar cuando ven algo en el cielo que no pueden explicar, o cuando ven las fotos que tomaron y notan objetos que parecen volar y que no esperaban ver ahí.

“Existen miles de otros objetos de origen ordinario que producen confusiones en la gente y por eso esta comisión utiliza el término ‘fenómenos aeroespaciales‘ y no la tan mal usada sigla OVNI“, indicó Lianza, quien explicó que se identifican al menos siete diferentes géneros de explicaciones: Algunas son de origen óptico, que pueden ser reflejos externos o internos del lente, partículas o gotas sobre el lente o problemas del sensor; otras biológicas, aves o insectos cruzando frente a la cámara o formando ilusiones ópticas por estar tomados con muy baja velocidad de exposición.

“También hay causas astronómicas, como por ejemplo la Luna a plena luz del día, alguna estrella, planeta o incluso la ocasional caída de un meteoro, el reflejo del sol en espejos de satélites de comunicaciones, aeronaves en vuelo diurno o nocturno o globos experimentales”, añadió.

Hasta el momento, el 40 % de los casos presentes en el informe corresponden a causas biológicas, un 37,1 % a causas vinculadas con efectos producidos por la cámara, mientras que el 5,7 % corresponde a causas astronómicas y el 2,9 % a causa de satélitales.

Para el análisis de los casos la comisión utiliza, entre otros, tres softwares de seguimiento satelital y astronómico, Orbitron, Satflare y Stellarium que registran la órbita exacta en tiempo real y con posibilidad de simulación en tiempo diferido de los satélites y cuerpos celestes con los que se puede reproducir el estado del cielo en la hora y la fecha exacta en la que se denunció el fenómeno.

“Pasar toda la grilla de satélites a una fecha pasada nos permite ver exactamente qué había en el cielo en el lugar y momento en que el wwwigo dice que vio lo que vio, facilitándonos enormemente la resolución de las causas de los avistamientos”, afirmó el comodoro.

“Este año nos llegó nuestro primer caso de destello Iridium de una persona que estaba fotografiando la vía láctea a la medianoche. Este tipo de satélites tienen 3 espejos y destellan cuando el sol está debajo del horizonte e ilumina a uno de ellos: los rayos de luz suelen ser tan intensos que se reflejan en la superficie de los lagos e incluso atraviesan la bóveda celeste en plena luz del día”, explicó.