Despejado
T 30.9° | ST 30° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Viajes - nota

Avistaje de delfines patagónicos, una experiencia para toda la familia

Desde el puerto de Rawson, Chubut, junto a la villa de Playa Unión, parten grandes gomones que llevan hasta 60 pasajeros para realizar excursiones a pocos kilómetros de la costa.

El mar argentino frente a toda la costa patagónica es el escenario exclusivo del delfín patagónico, o ‘Cephalorhynchus commersonii’. Desde el puerto de Rawson, provincia de Chubut, junto a la villa de Playa Unión, parten grandes gomones con capacidad para 60 pasajeros, que realizan excursiones a pocos kilómetros de la costa.

El lugar de encuentro es la Bahía Engaño, entre las playas Unión y la Magagna, en la margen derecha del río Chubut, donde los sedimentos que arrastró el río forman una barrera que sólo se puede cruzar con marea alta y en barcos pequeños, por lo que los barcos de gran calado deben ir a Puerto Madryn.

Este cetáceo, que por su monocromía podría llamarse “panda del mar”, tiene dos nombres comunes: el tradicional, tonina overa, y el nuevo, “delfín patagónico”, que lo define como una especie endémica de esta región, desde Carmen de Patagones -en el extremo sur bonaerense- hasta el Estrecho de Magallanes y la costa limítrofe chilena.

La tonina overa se diferencia de cualquier otro delfín del mundo por sus colores, son más pequeños que los humanos, no miden más de un metro y medio de largo y tienen un peso que rara vez supera los 50 kilogramos.

Los botes con turistas salen al avistaje por el pintoresco puerto de pescadores, cruzan una lobería y son escoltados por cormoranes, gaviotas y otras aves marinas.

En la inmensidad de las aguas azules frente a Chubut, los delfines patagónicos se hacen rogar y no aparecen ante la primer mirada, más de una vez se debe postergar el avistaje para el día siguiente, según el cambiante clima.

La estrategia más usual de las empresas que realizan estos avistajes es reunir dos embarcaciones en un punto y allí, cuando se cruzan, las personas que van en un gomón ven los animales que “escapan” de la otra embarcación. Los paseos tienen un costo de 850 pesos por persona adulta, y para los menores 450.

Una experiencia para todas las edades, apta para compartir en familia.

¡Viajá con Despegar!