Despejado
T 17.9° | ST 17.9° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Naturaleza - nota

Caleta Valdés: un guardafaunas salvó a cuatro orcas encalladas

El guardafaunas que trabaja en el puesto de Caleta Valdés hidrató por dos horas a cuatro orcas que quedaron encalladas, cuando subió la marea, pudieron liberarse y nadar mar adentro. Sin la acción del guardafaunas, las orcas no habrían sobrevivido.

Tags

Las corrientes marinas les jugaron una mala pasada a cuatro orcas que se acercaron demasiado a la costa en la Caleta Valdés (Chubut), quedando varadas por dos horas. Sobrevivieron porque el guardafauna que trabaja allí las hidrató arriesgando su vida al acercarse a una distancia que no es prudencial debido al comportamiento y el tamaño de estos enormes peces.

El hecho fue visto por turistas que visitaban en ese momento la Caleta Valdés, que es una de las paradas obligadas dentro del recorrido que se hace para conocer la Península Valdés. Las orcas entraron por un canal estrecho hasta quedar varadas porque había marea baja, con movimientos desesperantes intentaron salir, pero quedaron encalladas. Según algunos posteos que se pudieron ver en las redes sociales, los sonidos que emitían estos animales eran agónicos.

Cuando un pez de la magnitud de la orca –con las ballenas suceden igual- quedan encalladas, se produce en el animal una situación de enorme estres ya que es muy poco el tiempo en el que un pez puede permanecer vivo fuera del hábitat acuático. Es muy necesaria la hidratación para ellos. La situación de las orcas pronto llamó la atención del guardafaunas Juan Carlos Peretti, quien sin dudarlo ingresó al mar e hidrató a las cuatro orcas hasta que, dos horas después, la marea comenzó a subir, y pudieron liberarse y nadar mar adentro. Sin la intervención de Peretti, las posibilidades de supervivencia de las orcas se habrían acortado.

“El agua que les arrojaba permitió que las orcas pudieran mantenerse vivas a la espera que suba la marea, que fue clave para poder liberarlas”, declaró al Diario La Jornada este guardafauna apasionado por su trabajo que hace seis años se destaca en su puesto de trabajo en la Caleta.

Cuando se liberaron dieron una vuelta cerca donde yo estaba.  Lo interpreté como un agradecimiento por haberlas ayudado. Luego de eso se fueron”, concluyó Juan Carlos, quien con su acción dio un ejemplo de cómo se debe hacer el trabajo de guardafauna.