Nublado
T 13.1° | ST 13.1° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Comunidad Qom de Formosa busca frenar construcción de planta de uranio

La comunidad "Nam Qom" de Formosa lucha para que se suspenda la construcción de una planta de conversión de uranio que hacen a 4 kilómetros de sus tierras. Los Qom piden que se haga una consulta popular. La Corte Suprema decidirá.

En el año 2014 el Estado Nacional, sin realizar ninguna consulta a los pueblos originarios decidió reubicar la planta de conversión de uranio que funcionaba en Córdoba y relocalizarla en Formosa, a sólo 4 kilómetros de la comunidad “Nam Qom” Sus miembros apelaron a la Justicia y lograron que la Corte Suprema hiciera lugar a un amparo que le hacen al Estado nacional, provincial y a la empresa Dioxitek S.A. para detener la obra.

Israel Alegre es miembro de la comunidad “Nam Qom” de Formosa, principal perjudicada por la instalación de la planta de conversión de uranio, que está en construcción y que según el gobierno podrá comenzar a trabajar en el 2019. “Nunca fuimos consultados, la obra está avanzada, pero nosotros pensamos que el Estado nos debe garantizar el derecho de tener una vida digna, un ambiente sano, equilibrado y libre de contaminación

Dioxitek S.A. es una empresa estatal cuyo 99% accionario está en manos de la Comisión Nacional de Energía Atómica y un 1% es de la provincia de Mendoza. Se creó para abastecer de dioxido de uranio a las centrales de Atucha 1, 2 y Embalse. La planta que se está construyendo a 4 km de la comunidad Qom no tiene ningún estudio de impacto ambiental y allí el uranio llegará por ruta y luego será trasladado hacia Ezeiza también por via terrestre. La carga radioactiva recorrerá 1150 kilómetros pasando incontables ciudades y pueblos. 

“En el año 2014 se formalizó la creación de la fábrica y al año siguiente nosotros hicimos un amparo, recién ahora fue aceptado por la Corte Suprema, que entiende que este problema tiene competencia en tribunales federales. Nosotros queremos que se haga una consulta popular y que nos tengan en cuenta. Fundamentalmente que se suspenda la fabricación de la planta porque traerá contaminación no sólo para la comunidad Nam Qom, sino para toda la provincia” Israel Alegre asegura que todavía no harán ninguna marcha ni movilización, ya que esperan la decisión de la Corte Suprema, pero entienden que la única salida para que la planta no continúe haciéndose es que la población sepa las consecuencias de tener una fábrica donde se manipula uranio.

“Esta planta antes estaba en Córdoba, pero por problemas ambientales decidieron cerrarla y traerla a Formosa, cerca de nosotros”, afirmó Alegre, quien concluye alertando sobre lo que las comunidades originarias de todo el país vienen sintiendo desde estos últimos años: “El genocidio contra los pueblos indígenas se sigue practicando, ya no con armas, sino que a través de la contaminación”