Despejado
T 20.7° | ST 20.7° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

Córdoba: buscan aprobar la Ley Agroforestal para beneficiar a la industria maderera

Sin haber aprobado la Ley de Bosques ni tener un ordenamiento de tierras, el gobierno de Córdoba promueve la aprobación de la Ley Agroforestal que está hecha para favorecer a la ganadería y la industria maderera.

El gobierno de Córdoba apuesta por más: lejos de tratar de retroceder ante el rechazo popular a su modificación de la Ley de Bosques que permanece sin poder tratarse, ahora impulsa la aprobación de la Ley Agroforestal que está pensada para favorecer a la industria maderera y el avance de la agricultura, ambos factores que han desencadenado el desequilibrio ambiental en la provincia.

La Ley de Bosques que el gobernador Juan Schiaretti. pretendió mandar a la legislatura con la orden de que fuera votada con los ojos cerrados comenzó mal desde el principio. Organizaciones ambientales, investigadores y vecinos se unieron en contra de esta Ley que está hecha para crear más desmonte al servicio de la especulación inmobiliaria, la ganadería y la agricultura, quitándole la protección a la gran mayoría de bosque nativo que hoy no se puede tocar. Esto va en contra de los empresarios que quieren talar la mayor cantidad de superficie para volver productivas esas tierras. La Ley aún no ha podido ser tratada, la oposición al proyecto es total. No conforme con esto, ahora se impulsa la llamada Ley Agroforestal, que se pretende aprobar sin tener un Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos. El cuerpo de la Ley promueve la forestación en tierras que hoy no están ordenadas, y tampoco especifica qué clase de especies se podrán forestar. Esto requiere de un profundo estudio, ya que si se plantan árboles exóticos en zonas de bosque nativo, el daño que se causará será muy grande.

El proyecto de Ley no contempla la recuperación de bosques nativos que han sido dañados por el desmonte, sino sólo busca optimizar la tierra. El espíritu de la Ley no promueve la conservación de los bosques ni de la biodiversidad que existe en ellos, sino todo lo contrario: plantea forestar sin tener ningún criterio para poder sacar el mayor rédito productivo en tierras que necesitan protegerse precisamente de esto.

Algunos puntos polémicos de la Ley se pueden ver en uno de sus artículos, el 6 donde se establece un plazo de una década para que al menos el 1% de la superficie mensurada cuente con un área forestada. Las áreas que entran en la Ley y que podrían volverse productivas no son tipificadas como desmontadas, por lo tanto no se hace una diferencia si esa tierra debe ser tratada en forma especial para su recuperación o puede ser forestada. Para esta Ley, todo puede ser forestado, es decir, cultivable.

Otro de los puntos polémicos es el que favorece a la ganadería. La Federación Agraria tiene en la mira gran parte de las tierras que hoy están protegidas para poder cultivar allí pastura para su ganado, algunas tierras ya han sufrido el desmonte quimico, que es un ecocidio silencioso por medio del cual se matan con arbusticidas algunos sustratos del bosque para volverlos aptos para el cultivo, y así producir alimento para el ganado.

La Ley Agroforestal acompaña a la Ley de Bosques, porque esta última quita la protección a las tierras y la primera les da el marco legal para volverlas productivas.