Despejado
T 34° | ST 41° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Innovación - nota

Crean en Paraguay un sensor trampa para prevenir el Chagas

Un investigador paraguayo creó un sensor trampa que atrapa las vinchucas, pero a su vez emite una señal a un centro de control que puede saber en tiempo real la ubicación del insecto para prevenir una enfemedad que afecta a siete millones de personas en América Latina.

Tags

Un investigador paraguayo creó un sensor trampa que atrapa a las vinchucas, inmovilizándolas y a su vez emitiendo una señal para que en forma remota se sepa la presencia de estos insectos en un centro de control para que se pueda conocer precisamente en tiempo real su ubicación y movimientos.

El chagas es una enfermedad endémica que padecen de 6 a 7 millones de personas en más de 21 países en América Latina. Es transmitida por el parásito Trypansosoma cruzi, que se introduce en los seres humanos por la picadura de la vinchuca, un insecto que se alimenta de sangre. El Mal de Chagas produce serios problemas cardíacos y digestivos. Si la enfermedad es tratada a tiempo, puede curarse, de lo contrario, sobreviene la muerte.

Argentina es el país con mayores afectados, según un informe de la Organización Mundial de la Salud, que se difundió el año pasado. Con 1.505.235 personas afectadas está primero en la región, le sigue Brasil y a México.

Federico Gaona, de la Universidad Nacional de Asunción creó un sensor trampa que atrae a la vinchuca por medio de una feromona sexual, dejándola atrapada en una sustancia pegajosa, pero a la vez, este sensor, que se trata de una pequeña caja de cartón transmite una señal para alertar en forma remota de la presencia del insecto. También funciona en cucarachas.

Esta innovación llamó la atención del Massachussets Institute of Technology (MIT), quienes incluyeron el desarrollo de Gaona entre las ideas más innovadoras de este año. El sensor permite detectar en forma temprana la presencia de vinchucas, para poder accionar de manera más rápida y prevenir la enfermedad. El sensor tiene un alcance de 500 kilómetros.

Las comunidades de pueblos originarios que viven en el interior profundo del Chaco paraguayo son la población más expuesta al Chagas. Por medio del sensor trampa se podrá conocer en tiempo real los movimientos del insecto. El Mal de Chagas, por tratarse de una enfermedad que se origina en espacios con pocas medidas higiénicas, ha sido considerada siempre una “enfermedad de la pobreza”

Las compañías farmacéuticas por considerar que el potencial mercado beneficiario de un medicamento que cure este mal no tendría medios económicos para adquirirla, aún no ha desarrollado una cura efectiva. Por esto, el sensor trampa sería una medida social de muy bajo costo que podría beneficiar a miles de personas que están expuestas al Chagas.