Nublado
T 16.5° | ST 16.5° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Naturaleza - nota

Descubren una nueva especie de ave y ya está en peligro de extinción

En mayo de este año investigadores del Conicet publicaron el hallazgo del Capuchino Iberá, una nueva especie de ave que vive en los humedales, pero que ya integra la lista roja de especies en peligro de extinción. El desarrollo inmobiliario y el avance de la frontera sojera han modificado el hábitat donde vive esta pequeña ave.

Tags

Hace tres años el Capuchino Iberá fue la última especie descubierta de ave en nuestro país, habitante de los humedales, sufre la creciente modificación que el hombre hace de estos territorios naturales únicos, víctima del tráfico ilegal de aves es una especie que a pocos meses de ser publicado su hallazgo, ya se encuentra en peligro de extinción.

Las aves argentinas no atraviesan el mejor momento. El avance de la agricultura, el desmonte y el tráfico ilegal han obligado a muchas especies a cambiar de modo de vida o en el peor de los casos a pasar a engrosar la lista de especies en peligro de extinción. No es la primera vez que un ave que fue descubierta integra la lista roja, el macá tobiano fue visto por primera vez hace cuatro décadas y hoy es una especie en estado crítico.

El Capuchino Iberá, el nuevo habitante de nuestra rica avifauna es un pequeño pájaro de 8 gramos de peso que vive en los pastizales de los Esteros del Iberá, aunque su hábitat se extiende al noreste de nuestro país, Paraguay, Brasil y Bolivia. Forma parte de un grupo conocido como corbatitas. Su hallazgo se hizo posible por el trabajo de campo de los investigadores del Conicet Adrián Di Giacomo y Cecilia Kopuchian quienes se internaron hace tres años en una región poco explorada de los Esteros.

Los investigadores, para llevar a cabo este trabajo, montaron en Corrientes el Laboratorio de Biología de la Conservación en el Centro de Ecología Aplicada del Litoral, ya que en los Esteros es una de las regiones del país más ricas en cuanto a biodiversidad. El descubrimiento del capuchino iberá lo publicaron en mayo de este año en la revista Nuestras Aves de la Asociación Aves Argentinas, aunque aún restan conocer aspectos más profundos de la vida de este pequeño pájaro que se alimenta de las semillas que halla en los humedales.

El desarrollo inmobiliario junto con el avance de la frontera sojera han puesto en jaque a estos ecosistemas, y con esto el hábitat del pequeño capuchino iberá ha sido modificado. Recientemente se realizó Convención de Diversidad Biológica en  México, y allí la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) comunicó una nueva lista roja de especies amenazadas en todo el mundo. Nuestro capuchino iberá está dentro de la lista actualizada de aves en peligro de extinción, junto con el tordillo amarillo son aves que por ser pequeñas son fáciles de trasladar y el tráfico ilegal se sirve de esto para comercializarlas.

En nuestro país hay 52 especies en peligro de extinción, organizaciones como Aves Argentinas y BirdLife International trabajan para que la lista no se engrose año a año.