Despejado
T 17° | ST 17.0° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

Efraín, el joven qom que superó todos los obstáculos

A los 11 años Efraín Delgado, un joven qom del norte chaqueño, terminó la primaria con el mejor promedio. Tuvo que caminar seis kilómetros por día para llegar a la escuela que estos días deja con compañeros que deben estudiar en condiciones muy precarias. Su abuelo lo acompañó todos los días en ese camino de la superación. Su sueño es comenzar la secundaria.

Tags

Por Leandro Vesco

Durante todos los años que duró la primaria Efraín Delgado, un jovencito Qom, caminó seis kilómetros para ir a la Escuela Rural en Pampa del Indio, en el norte chaqueño, donde las desigualdades se hacen notar a los descendientes de los pueblos originarios. Pero Efraín no caminaba solo: su abuelo lo acompañó todos los días y este inmenso esfuerzo tuvo su justa recompensa: a los 11 años y sin faltar ni un solo día Efraín se recibió con el mejor promedio.

La historia se viralizó en las redes sociales. Mostraba la imagen del abuelo y su nieto, llorando, tapándose los rostros para que ese llanto quedara en la intimidad en un acto en el que desnudó una realidad que debe dar vergüenza a quienes durante tantos años recibieron el pedido del abuelo de Efráin al solicitar una bicicleta para su nieto. No obstante esto, y superando todos los obstáculos que les puso un sistema que prefiere que los Qom no se formen ni educen, Efraín salió adelante, dándole una lección a todos aquellos que esperaban verlo trabajar en alguna plantación.

“Llegar a esa instancia le costó mucho a Efraín. Él viene de una familia muy humilde. Su mamá lo dejó al cuidado de su abuelo desde una edad muy temprana. A él y a su hermana Celeste, que también estudia en este colegio”, comentó a los medios el director de la Escuela, Hugo Baricheval, que vió durante todos estos años el esfuerzo de Efraín. Su hermana Celeste corrió con una ventaja que él no pudo alcanzar: una bicicleta.

El Director de la Escuela comentó además que Efraín no faltó ni una sola vez en todo el año, ni aún con mal clima. La presencia y el apoyo de su abuelo fueron determinantes, sin él no habría podido llegar a cumplir el sueño de terminar la primaria con las mejores notas. Ahora quiere seguir creciendo y comenzar la secundaria. Pero lo espera otro desafío: la escuela queda un poco más lejos.

En vez de seis, serán siete los kilómetros que deberá hacer todos los días este sobresaliente joven Qom para hacer los cinco años de la secundaria. La escuela que deja atrás Efraín está compuesta por compañeros de su etnia y algunos niños huérfanos que estudian en condiciones precarias. Con la viralización de la historia de Efraín, llovieron los llamados de todas partes del mundo queriéndole donar una bicicleta a este niño que se ganó el corazón de todos y que sólo espera una sola cosa: continuar estudiando. Él llegó a superar todos los obstáculos pero sus compañeros que siguen en la escuela necesitan útiles y bicicletas. Argentina continúa siendo un país de grandes desigualdades donde las oportunidades son para pocos, aunque Efrain demostró que se puede aún con todo en contra.