Lluvia débil
T 27.2° | ST 28° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Alimentación - nota

El peligroso herbicida Glifosato, ahora en helados

10 de 11 muestras de helados Ben & Jerry’s contienen trazas de glifosato, el herbicida de Monsanto que ya se había hallado en otros productos. Conocé los riesgos a la salud que puede ocasionar este agrotóxico utilizado en cultivos transgénicos.

La marca estadounidense de helados Ben & Jerry’s, cuyos productos son promocionados destacando sus ingredientes naturales y no transgénicos, se encuentra ahora en la mira a partir de que sus helados dieron positivo en análisis de glifosato, el herbicida protagonista de más de 665 investigaciones científicas que evidencian las enfermedades que puede ocasionar y su enorme impacto ambiental.

La Organic Consumers Association (asociación de consumidores ecológicos) reveló que 10 de 11 muestras de helados de esta cadena analizadas en un reciente estudio contienen trazas de este peligroso veneno creado por la multinacional Monsanto, que en los últimos años fue hallado también en otros productos y alimentos: En algodón, gasas y tampones, en pañales, en vinos de California, en cervezas alemanas, en alimentos del desayuno en Estados Unidos, en miel uruguaya.

Los análisis de laboratorio detectaron trazas de este agrotóxico en los siguientes sabores de helados: Peanut Butter Cup, Peanut Butter Cookie, Vanilla (2 muestras), Cherry Garcia, Phish Food, The Tonight Dough, Half Baked, Chocolate Fudge Brownie, Americone Dream y Chocolate Chip Cookie Dough. El único sabor que dio negativo es el Cherry Garcia.

A pesar de que los niveles presentes en las muestras están por debajo de los límites legales establecidos por la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Medioambiental), la OCA exigió que la compañía utilice solo ingredientes ecológicos o que deje de promocionar sus productos como naturales.

En lo que refiere a la salud, está de más decir que la exposición al glifosato puede causar daños irreparables, como lo demuestra el estudio internacional publicado recientemente por una investigadora del Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), que indica que este herbicida puede cortar el desarrollo embrionario y fetal y favorece el “fenotipo anencefálico”, un defecto en la formación del tubo neural del bebé.

A nivel nacional, las pruebas del daño que ocasiona el glifosato son los propios habitantes de los pueblos fumigados, quienes reciben a diario este agrotóxico a través del aire y padecen múltiples enfermedades. Podemos mencionar no solo el trabajo que lleva adelante la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, si no también una investigación de la Facultad de Bioquímica de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), que indicó el año pasado que el glifosato causa un mecanismo de toxicidad en el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso de mamíferos.

Con respecto a la carcinogenicidad, la publicación científica International Journal of Clinical Medicine le dio lugar a un relevamiento socio ambiental realizado en Monte Maíz, una localidad de Córdoba que es ejemplo de la fuerte asociación entre cáncer y exposición ambiental por contaminación con glifosato.

El origen de la presencia de glifosato en los helados de Ben & Jerry’s aún se desconoce. La empresa declaró que está trabajando para poder garantizar que sus productos no contengan ingredientes transgénicos y que ninguno de los ingredientes vegetales que se utilizan en la fabricación de los helados, como maíz y soja, proceden de cultivos transgénicos. También dijo que se está estudiando una manera rentable que les permita tener un suministro de leche procedente de granjas en las que los animales reciban una alimentación libre de transgénicos.

Mientras la contaminación con glifosato avanza, la agricultura argentina sigue utilizando toneladas anuales de este producto (240.000 toneladas). Tal vez haya que hacer como si nada pasara, y recordar las memorables palabras del actual Ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, quien aseguró que el daño que puede causar el glifosato es el mismo que puede ocasionar agua con sal.

Por Matilde Moyano