Despejado
T 22.9° | ST 22.9° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Especiales - nota

El pueblo de 4 personas ahora tiene agua e internet

Terminó la campaña que llevó a cabo la ONG Proyecto Pulpería en la Escuela de Krabbe, en Coronel Pringles. Conocé cómo se equipó la escuela rural.

Tags

Fotos: Soledad Bastida

Hace un años atrás la Claudia Costen, cansada de que la escuela estuviera con tantas necesidades escribió un e-mail a la ONG Proyecto Pulpería, solicitando la asistencia de esa entidad que trabaja por la recuperación de los pequeños pueblos y escuelas rurales de la provincia. Pronto obtuvo respuesta y a los pocos meses comenzaron a trabajar. Aquel sueño hoy es una realidad, el viernes 7 de diciembre quedó demostrado.

La Estación Krabbe tiene cuatro habitantes estables y una escuela en donde concurren diez niños todos los días, pero todos juntos valen por cien. El último viernes el paraje vivió un día inolvidable. Ex alumnos, habitantes, autoridades y el unido grupo de padres que colaboran con la escuela N°10 hicieron posible que un sueño se hiciera realidad: se hizo el acto de entrega de las donaciones que el ONG Proyecto Pulpería logró reunir para equipar la escuela y crear una Biblioteca Comunitaria.

El día no pudo ser mejor, el viento cálido que bajaba de las Sierras de Pillahuinco levantaba la temperatura, el cielo sin nubes hacía flamear la bandera en este rincón solitario de nuestro mapa. Fue un típico día del sudoeste bonaerense. La Escuela recibió la visita de todos los referentes políticos del Partido de Coronel Pringles, que dejando de lado sus diferencias su unieron para darle a este acto un sentido simbólico: no importaron las diferencias, la cultura y la educación deben ser sostenidas desde todas las banderas políticas.

“Parece increíble, tanta gente en la escuela”, comentó Claudia Costen, maestra del Jardín, entretanto María Elizabeth Fernández, directora de la escuela estaba en cada detalle. En el pequeño hall de entrada, lo niños y los padres se acomodaron, los primeros miraban asombrados a esos extraños que sacaban fotos, que filmaban, y los segundos trataban de arrancar el equipo electrógeno para poder encender el equipo de audio. La escuela cuenta con pantallas solares que proveen de luz, pero no pueden enchufarse muchas cosas.

Al acto fue sencillo pero emocionante. Los protagonistas centrales fueron los niños con esa curiosidad innata por los libros y esa unidad política que se comprometió a seguir trabajando por la escuela y el paraje. Esta gran familia que forman maestras, niños y padres asistidos por una ONG que se posiciona como puente facilitador, lograron fortalecer una escuela rural que ahora se instala como una de las mejores del distrito, no sólo llegaron libros sino que se logró instalar internet donada por el Senador Jorge Ruesga, y también agua potable base para el desarrollo de la vida, proveída por Juan María Viñales, Presidente del SPAR.

Completaron el arco político el Jefe de Gabinete Omar Berruet, el ex intendente Aldo Mensi, y el Concejal Ezequiel Grilli. Perdida en el medio de la pampa, la escuela y sus paredes blancas brillaron más que nunca sobre un horizonte que hoy se piensa con más optimismo. “Demostramos que nada es imposible”, reflexionó Leandro Vesco, Presidente de la ONG Proyecto Pulpería señalando la inmensa cantidad de donaciones y elementos que eran exhibidos en el SUM. Los abanderados llevaban la bandera argentina con orgullo. Aquí en Krabbe se tejió una idea que se hizo realidad. La esperanza hoy tiene gusto a sueño cumplido.

La escuela y el jardín se hallan totalmente equipados y con una biblioteca comunitaria que podrá ser usada por los habitantes de la zona rural de Krabbe que podrán acceder a herramientas educativas y culturales para pensar en un futuro mejor.