Despejado
T 29.2° | ST 32° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Entrevistas - nota

En Las Flores apuestan por el turismo rural y sustentable

En Las Flores (Buenos Aires) se formó el grupo Naturalmente Las Flores que une a emprendedores que tienen proyectos de turismo rural sustentable. Desde el Municipio los acompañan. Visitamos el pueblo y entrevistamos a la Secretaria de Cultura y Turismo.

Por Leandro Vesco

Las Flores es un Partido del centro este de la Provincia de Buenos Aires beneficiado con un suelo fértil que lo convierte en un jardín botánico a cielo abierto. La tranquilidad, amabilidad, su rica historia, y la biodiversidad lo vuelven un punto estratégico donde se están llevando a cabo distintos emprendimientos de turismo rural sustentable que son acompañados por el Municipio de la mejor manera: “No queremos que dependan de nosotros, nuestra función es acompañarlos y ayudarlos a crecer y que sean autosustentables”, nos dice la Secretaria de Turismo y Cultura María Ana Morales.

Visitamos Las Flores para conocer de cerca el proceso embrionario que se produce en este Distrito con respecto a distintos emprendimientos de turismo rural que se basan en respetar la historia, gastronomía y cultura de la tierra, en revalorizar la esencia de su identidad y en el uso de prácticas naturales que se asientan en el cuidado del medio ambiente. Hace unos años se conformó el grupo Naturalmente Las Flores con el fin de unir en un mismo espacio a todos estos emprendimientos rurales.

“Nuestro grupo se fue conformando sobre las bases de Cambio Rural del INTA y actualmente brindamos una oferta diferente de turismo rural compuesta por emprendimientos turísticos (cabañas, alojamientos sustentables y educativos, días de campo) y productivos (miel, productos regionales). Recibimos familias, parejas, amigos y también armamos propuestas grupales que incluyen paseos por los diferentes pueblos rurales, visitas educativas, días de campo o actividades especiales para grupos de interés”, sintetizan desde su espacio en la red social, aunque su valor más preciado sea el de haberse unido y trabajar por un fin común: cumplir sus sueños.

Los emprendimientos son en Rosas, “A Casa Mía” y “La Gracia” donde es posible disfrutar de comidas caseras hechas con productos orgánicos, además de poder hospedarse en una casa de campo. En Villa Pardo, “Yamay” es referente de turismo social y sustentable, de construcción de adobe y permacultura; también hay un hotel y una pizzería que le ha dado movimiento al pueblo. A un costado de la ruta encontramos el establecimiento “Stella Maris” donde crean delicias regionales con frutas cosechadas en el mismo campo. Cerca de Pago de Oro está la cabaña “Churrinche” donde se disfruta del silencio y del concierto de aves, allí planean hacer una reserva natural de flora y fauna nativas.

En cada emprendimiento de Las Flores hay un sentido de epopeya familiar o personal. Se trata de personas que contra viento y marea y con mucho esfuerzo han podido cumplir un sueño, el de ser un emprendedor rural. Estos sueños tienen consecuencias directas: producen la recuperación de los pueblos o parajes en donde se asientan. Hay pocos casos en la provincia de Buenos Aires en los que la unión de los emprendedores haya tenido tanto éxito, a pesar de provenir de lugares diferentes y de realidades disimiles, las ganas de trabajar en proyectos propios y de recuperar los pueblos ha sido un denominador que ha conseguido instalar a Las Flores como un destino de turismo rural sustentable donde lo mejor del Distrito se produce en sus pueblos.

Crear lazos es el secreto –nos cuenta María Morales- ¿Cuál es nuestra mayor riqueza?, que no pasa nada. Las Flores y sus pueblos son destinos en los que se busca tranquilidad, eso tenemos, queremos que se sientan seguros, que a los dos días de estar acá te olvides de cerrar el auto. Apostamos a eso. Que no se modifique la idiosincrasia del florense, no modificarnos nosotros para volvernos atractivos para el turismo” Con sus calles arboladas y florecidas, en Las Flores las aves eligen aún la ciudad para desarrollar su vida, esto es un parámetro de que las cosas se están haciendo bien. “Además de los hoteles, hay familias que abren sus casas como hospedaje”, completa Wanda Borda, también de la oficina de Turismo.

“Nos proponemos rescatar y trasmitir los valores de la calidez y simpleza de la gente de pueblo donde como visitante puedan sentirse bienvenidos y compartamos juntos el maravilloso espectáculo de la Naturaleza” En Las Flores, el turismo rural tiene aroma a sueño a punto de cumplirse. Se oye movimiento en sus pueblos.