Nublado
T 28.8° | ST 29° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Actualidad Federal - nota

Enseñan a construir hornos solares a jovenes en zonas rurales en Mendoza

Estudiantes que cursan el último año del secundario en Ugarteche, una población rural a 40 kilómetros de Mendoza, fabrican hornos solares y aprenden los beneficios del uso de esa fuente natural de energía, a partir de un proyecto social de la Universidad Nacional de Cuyo.

 

Tags

“El sol en nuestra cocina” se llama la iniciativa que llevan adelante estudiantes y docentes de las carreras de ingeniería en Recursos Renovables y Agronómica, quienes enseñan a fabricar hornos solares de madera a los jóvenes de este distrito ubicado en el departamento de Luján de Cuyo.

Los estudiantes que asisten a esa escuela, de modalidad agrotécnica, provienen en su mayoría de familias productoras de agricultura familiar y con un gran porcentaje de obreros rurales, explicó la universidad cuyana.

El proyecto apunta a las energías renovables en esa zona porque los hogares tienen un acceso limitado al gas natural o envasado, lo que dificulta las condiciones de calefacción y cocción de alimentos.

Laura Abraham, coordinadora del proyecto, explicó que la intención de la propuesta social es concientizar sobre el uso de energías renovables, los residuos y desarrollar en los alumnos habilidades constructivas que puedan socializar en sus hogares y en la comunidad.

“Los chicos pueden compartir lo aprendido en las actividades cotidianas de sus familias, lo que genera un beneficio para sus economías y repercute en la calidad alimentaria”, destaca la docente.

Abraham señaló que del grupo con el que trabajaron, de unos 40 alumnos, un 60 por ciento de sus familias cocina con garrafa porque no tienen acceso al gas natural.

Sobre el mecanismo de trabajo, la docente universitaria dijo que se desarrolló durante todo el ciclo lectivo y que se dividió en dos etapas: “primero en concientización ambiental y energías renovables y después los chicos trabajaron en grupo y construyeron sus hornos con nuestra ayuda”.

Leonardo Oviedo, alumno de esa escuela rural y futuro estudiante de ingeniería agronómica, se entusiasmó mucho con el proyecto: “lo que más me ha gustado es armar el horno solar, porque me parece interesante que se pueda cocinar con la energía del sol”, comentó.

“Es un horno muy sencillo y hemos tenido la ayuda de la gente del Conicet, que trabaja puntualmente la temática de energía solar. Y si bien ellos tienen otros hornos bastante más complejos, este diseño es muy simple para un chico de secundaria”, afirmó Abraham.

Los hornos, construidos a base de madera, llevan por dentro un papel de aluminio y se les coloca un vidrio en forma oblicua. Uno de ellos será destinado a la escuela de Ugarteche y el resto será distribuido entre los grupos de chicos que participaron de la iniciativa.

En los hornos se pueden cocinar vegetales, tortillas, huevos, panes, bizcochuelos y otros alimentos pero no carne, porque no alcanzan temperaturas superiores a 60 grados y las bacterias que contiene no se mueren.

“El objetivo del proyecto era trasmitir esa alternativa, que si la sabés usar reduce mucho el consumo de gas y es bastante práctica”, aseguró Abraham.

La iniciativa es financiada a través de los proyectos “Profesor Mauricio López“, que propician procesos pedagógicos de intervención comunitaria destinados a una población socialmente vulnerable, y se realizan a partir de abordajes interdisciplinarios junto con organizaciones sociales e instituciones públicas.

López, detenido y desaparecido el 1 de enero de 1977 por la última dictadura cívico militar, conjugó mediante sus acciones como docente el compromiso social y la calidad académica. En “El sol en tu cocina” participaron cinco alumnos, dos egresados y tres profesores de la UNCuyo.

La universidad cuyana instauró en 2008 los proyectos sociales “Mauricio López” y desde entonces ha financiado 268 iniciativas de las que participaron más de 3.000 personas entre docentes, estudiantes, egresados y personal de apoyo académico.

Entre las problemáticas abordadas en esas propuestas están la promoción de derechos, la educación, la nutrición, la vivienda, los servicios sociales básicos, la economía social, la prevención y la atención de la salud. Esas acciones alcanzaron a más de 26.000 destinatarios directos en gran parte de Mendoza, mediante el trabajo junto a más de 300 organizaciones sociales e instituciones públicas.