Despejado
T 10.2° | ST 10.2° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

Entre Ríos: denuncian a un productor por fumigar una escuela y viviendas rurales

La docente explica que no es la primera vez que sucede esto, denuncia que el productor fumigó en terrenos cercanos a la escuela, donde además hay viviendas familiares. Entre Ríos es una de las provincias en donde más agroquímicos se usan.

Entre Ríos es una de las provincias más afectadas por el abuso de agroquímicos. Una docente rural denunció a un productor por haber fumigado cerca de la escuela donde trabaja y a viviendas de un paraje vecino al establecimiento. La maestra asegura que estaba fumigando de “manera irregular”. 

Sandra Aguirre es docente de la Escuela N°58 Bartolito Mitre, de la localidad Espinillo Norte que se encuentra en el centro oeste de la provincia, una zona donde la mayor cantidad de los campos están cultivados con soja y trigo transgénicos. “Alrededor de las 8:20, la ordenanza que estaba en la escuela me avisó que estaban fumigando enfrente de la escuela, cruzando la calle. Ella filmó, mandó el video e hicimos la denuncia en la comisaría de La Picada.Yo trabajo en la escuela y no puedo mirar para otro lado“, explicó a la prensa la docente.

La docente denunció que el productor estaba fumigando de “manera irregular” en los terrenos aledaños a la escuela, “no había un profesional habilitado supervisando la tarea y tampoco se habría cumplido la legislación vigente en cuanto al aviso previo”, amplió Aguirre, quien detalló que el hecho se agrava al considerar que muy cerca de la escuela hay viviendas familiares que también fueron afectadas por el uso de los agroquímicos.

Lo de las fumigaciones pasó siempre pero nunca nadie actuó sobre nada de esto. Hay una vecina de la zona que en otro momento hizo denuncias porque tuvo problemas de salud“, detalló Aguirre.

En Entre Ríos se está discutiendo en estos días una nueva ley de agroquímicos, la actual tiene más de 20 años y está completamente desactualizada. Sus normas establecen que no se pueden usar productos en grandes dósis y que se debe avisar 48 horas antes de fumigar, también prohíbe hacerlo cuando el viento supera los 15 kilómetros por ahora. Se exige que esté presente un ingeniero agrónomo y que se de aviso a la Dirección General de Agricultura. Nada de esto sucede en el interior de la provincia.

En los últimos días el abuso de agroquímicos volvió a estar en el centro de la escena con el caso del anciano Diógenes Chapelet, quien murió el pasado 8 de enero a causa de haber sufrido una fumigación directa en su casa. El hecho ocurrió en Marcelino Escalada, un pequeño pueblo del norte santafesino. Sus familiares reclaman que se detengan las fumigaciones.