Despejado
T 21.1° | ST 21.1° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Turismo - nota

Entre Ríos, la provincia de las aguas termales

Las aguas termales revitalizan los téjidos y las celulas, son sedandes y depuran la sangre además de provocar una relajación muscular y una tonificación integral del cuerpo y la mente. Entre Ríos tiene 15 centros termales abiertos todo el año.

Entre Ríos es la provincia del país que más centros termales tiene, distribuidos en trece localidades existen quince centros termales que promueven el turismo de salud, el relax y el bienestar. El turismo termal es uno de los que más ha crecido en el mundo y en particular en nuestro país. Dos millones de argentinos se desplazan por año para aprovechar los beneficios de las aguas termales.

Entre Ríos es la Capital Nacional del Termalismo, sus termas se distribuyen en Basavilbaso, Chajarí, Colón, Concepción del Uruguay, Concordia, Federación, Gualeguaychú, La Paz, María Grande, San José, Victoria, Villa Elisa y Villaguay, en las costas de los ríos Paraná y Uruguay. Son reconocidos en el país los complejos de Entre Ríos por su infraestructura, con centros que tienen piletas con aguas termales cubiertas y aire libre, como así también de agua dulce. Muchos incluyen parques acuáticos, juegos para niños, sectores de parrillas y una varieda oferta de hospedaje y gastronomía regional.

Gracias al turismo termal hemos logrado que haya actividad turística todo el año”, comentó Rubén Haller, Director de Promoción de Entre Ríos. La provincia ha sido pionera en todo el país en el termalismo y en la unión de turismo con actividades que promuevan la salud, estética y el bienestar.

Cada terma tiene una característica especial, como por ejemplo el agua, que puede ser salada, surgente o calefaccionada“, detalla Haller, en tanto la secretaria de Turismo de Federación, acaso la localidad con el centro termal más visitado, afirma que “tienen 20 mil habitantes y 8.500 plazas hoteleras, esto se relaciona directamente con el crecimiento de la actividad termal”. Las termas de Federación son administradas en forma mixta entre el sector privado y el municipal. Están abiertas todo el año, como la gran mayoría de centros en toda la provincia.

Hay 400 fuentes termales en todo el país en veintiún provincias. Doscientas de ellas están explotadas, pero sólo en cincuenta y cinco de ellas hay infraestructura para recibir turistas, en este sentido el sector aún no ha sido explotado en todo su potencial. “Se está realizando un relevamiento sobre la infraestructura existente con el fin de mejorarla y de empezar a planificar su crecimiento“, afirmó el director Nacional de Desarrollo Turístico del Ministerio de Turismo de la Nación, Mariano Alguacil.

Las aguas termales, además de emplearse en el tratamiento de múltiples procesos patológicos y para la prevención de afecciones diversas, son revitalizadoras para células y tejidos y generan resultados analgésicos y antiespasmódicos. También depuran la sangre, reactivan el metabolismo, son beneficiosas para las enfermedades de la piel, combaten la hipertonía muscular y las contracturas, mejoran la circulación sanguínea, son sedantes y previenen las afecciones respiratorias crónicas.

“Por ese motivo el turismo termal gana cada vez más público entre las generaciones jóvenes, que ahora ven las termas como un lugar no sólo para encontrarse sino para hacer un alto y salir de la rutina y relajarse”, concluyó Haller.