Despejado
T 20.7° | ST 20.7° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi Pueblo - nota

Estudiantes recuperan la historia de un pueblo para mantenerlo vivo

Un grupo de estudiantes de Tandil decidió investigar la historia de De La Canal, un pequeño pueblo de 70 habitantes. Los alumnos revalorizaron el pasado de la localidad haciendo un circuito de turismo rural, convirtiendo la historia y anécdotas de un pueblo en un atractivo.

Texto y Fotos: Leandro Vesco

De La Canal es una vieja estación de tren, y además un pueblo de 70 habitantes a poco más de veinte kilómetros de Tandil. El Almacén de ramos generales de Lasarte Hermanos es el centro de la vida social de la comunidad, pero el pueblo, como tantos otros de la campiña bonaerense, corre el riesgo de la desaparición. Un grupo de estudiantes secundarios se apropió de su historia para conocerla más y realizar un trabajo de revalorización con el fin de mantenerla viva y usarla como un atractivo para el turismo rural.

La idea partió de la docente de historia Patricia Noemí Gavazza que transmitió a sus alumnos la curiosidad por conocer la historia de este pueblo, trabajando muy fuerte en la concientización de investigar sobre el pasado de una localidad que ha tenido relevancia para Tandil. La docente usó preguntas disparadoras que los alumnos se debieron cuestionar y responder:  ¿Por qué desconocemos la historia de De la Canal?, ¿Cómo podemos rescatarla para los jóvenes?, ¿Es la historia de la comunidad exclusividad de los ancianos?

La comunidad educativa del pueblo y los propios pobladores fueron los “libros abiertos” que sirvieron para indagar sobre los acontecimientos que sucedieron en la localidad. De la Canal es una pequeña comunidad que se desarrolla en una avenida de tierra frente a la vieja estación que está inactiva. Llegó a tener alrededor de 500 habitantes cuando el tren le daba un sentido federal al país y al mapa nacional. Varios almacenes de ramos generales, peluquería, hotel, y toda clase de comercios. Hoy, de todo aquello, sólo sobrevive el Almacén de Lasarte Hermanos, uno de los mejores mantenidos de la provincia que continúa siendo el punto de encuentro de toda la familia rural.

El grupo de alumnos inició su trabajo partiendo de la realidad que desconocían la historia de un pueblo que está a 40 minutos del centro local. Comenzaron a buscar datos, imágenes e historias de De La Canal. Llegaron a la conclusión de que el pueblo tenía guardadas historias muy interesantes como la presencia de Tata Dios, quien fue un personaje polémico mezcla de curandero y profeta quien tenía a “doce apóstoles” que lo seguían a todas partes. En 1872 llamó a matar a los masones y extranjeros en la conocida “Masacre de Tandil“, asesinando a 36 inmigrantes. Gerónimo Solané, tal su nombre, vivió en De La Canal. Historias como estas fueron las que hallaron los alumnos cuando comenzaron a investigar el pasado del pueblo. También supieron que la escuela rural llegó a tener más de cien alumnos.

Para hacer mejor el trabajo, realizaron entrevistas, fotografías y hasta encuestas en el pueblo. El paso siguiente fue realizar un recorrido en la localidad, para marcar los hechos relevantes que sucedieron en De La Canal. “Por la relevancia del resultado a la presentación de los chicos fueron convocados los padres, la comunidad, y las autoridades locales, quienes compartieron con los jóvenes voceros el recorrido del circuito que, finalmente, ha sido incorporado en el mapa de Turismo Rural que realiza el INTA Tandil”, comentó la docente.

Cada alumno tomó posesión de la historia de De La Canal, reconstruyendo el guión de un pueblo que, como tantos en la provincia, tienen un pasado repleto de historias y anécdotas que pueden ser usadas como un atractivo para revalorizar la localidad y convertirla en un destino de turismo rural. La historia, al igual que la gastronomía, el paisaje y el patrimonio de un pueblo hacen al conjunto de su presente. El turismo rural es una actividad recreativa que se alimenta de experiencias directas, que basa sus acciones con un ritmo lento, poniendo foco en la naturaleza, la sustentabilidad y en el factor humano de una comunidad. En Tandil, hay una red de emprendedores que se moviliza en caminos de tierras, a un costado de la masividad, que hace hincapié en propuestas donde la aventura, el relax y la gastronomía son los protagonistas.

En De La Canal, el trabajo finalizó con un circuito hecho por los propios alumnos con colocación de cartelería en los puntos emblemáticos del pueblo, allí donde existió alguna referencia histórica digna de ser contada. De esta manera el pueblo recupera su pasado, haciendo de él un valor más para revalorizar su presente.