Despejado
T 20.7° | ST 20.7° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

General Villegas: claves para entender el por qué de una inundación anunciada

Hablamos con Horacio Lorenzo, abogado y vecino de General Villegas quien hace años viene anunciando lo que está pasando ahora: por falta de obras hídricas más de la mitad del Distrito se halla bajo agua. Reclama que la provincia de Buenos Aires cumpla con un acuerdo firmado en 1985 que le exigía hacer obras de canalización de fondo. Advierte que las anuncios hechos por funcionarios provinciales son para la Sociedad Rural. Propone que se haga un Fondo de Emergencia para asistir a los vecinos que en las pequeñas localidades pierden todo. Mientrás tanto, el estado está ausente. Leé la nota y enterate por qué esta inundación se pudo haber evitado.

Tags

Por Leandro Vesco

“Se quiere hacer entender que el problema es que llueve mucho. Pero en realidad la cuestión es que en 30 años no se han hecho las obras que deberían haberse realizado”, nos cuenta Horacio Lorenzo, ex concejal, abogado pero por sobre todas las cosas, un vecino preocupado de General Villegas que ve cómo los pueblos de su Distrito van camino a desaparecer si en un corto plazo no se comienza a pensar seriamente en soluciones de fondo y no en bacheos temporarios para difundir en las redes sociales.

General Villegas es un partido del noroeste de la provincia de Buenos Aires que cada tres o cuatro años tiene problemas recurrentes de inundación. “El agua corre por debajo y sobre la tierra, debajo nos llega agua de San Luis, Córdoba, La Pampa y Santa Fe, cuando corre mucho hace subir las napas y si a esto se le suman 300 mm, no hay suelo que pueda absorver semejante cantidad de agua”, explica Lorenzo, quien se ha pasado los últimos años trabajando para hacerles cumplir a los gobiernos no sólo las promesas electorales, sino los compromisos firmados y fundamentalmente en asistir a los habitantes de las pequeñas localidades que en Villegas están más tiempo aislados que comunicados.

Elordi es una pequeña localidad de 60 habitantes, y es un ejemplo de lo que puede pasarle no sólo a las demás comunidades de Villegas, sino de gran parte de los pueblos de la provincia de Buenos Aires. Sin caminos para entrar o salir del pueblo, con los campos inundados desde hace un año, y sin perspectivas de obras próximas, los pocos habitantes han tenido que salir de sus casas en caballo o el sulky. Estos medios de transporte fueron los mismos que usaron los inmigrantes para levantar el mismo pueblo que hoy, a un poco más de un siglo, sus nietos deben abandonar. “General Villega es un distrito rico con muchos pobres”, nos recuerda Horacio quien acepta a respondernos algunas preguntas que nos darán una perspectiva real de lo que sucede en este distrito.

El Federal: ¿Por qué General Villegas hoy tiene más de media mitad de su territorio bajo agua?

Horacio Lorenzo: En el año 1985 se creó el “Comité de la Región Hidrica del Noroeste de la Llanura Pampeana”, que incluyó a las provincias de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, La Pampa y Santa Fe. Entre todos acordaron hacer obras para canalizar sus cursos de agua para ayudar a los cauces a llegar a la cuenca del Salado para que de esta manera salga al océano. Todas las provincias cumplieron, menos Buenos Aires. Por lo tanto, no estamos preparados para recibir toda el agua que nos llega del norte y del sur. Además, hay que sumarle el creciente cambio climático. Pero la política se olvida y entonces vemos lo mismo de siempre: hacen obras cuando hay agua, que es el momento en donde no hay que hacerlas.

E. F.: ¿La dirigencia política es una de las causas de la situación complicada que vive el Distrito?

H.L.: Hace años que venimos viendo lo mismo. Desde la época de Armendáriz, pasando por Cafiero, Solá, Duhalde, Scioli y ahora Vidal: todos han venido al Distrito prometiendo obras, pero en realidad lo que se hacen son pequeños canales. El problema real es que no se invierte en obras a largo plazo. Villegas tiene 770.000 hectáreas de campo fértil, pero cada dos o tres años se pierde una producción entera. Es mucho dinero, pero no les importa. La realidad es que el Partido tiene una leve pendiente y recibimos agua tanto de Córdoba como de La Pampa, al no haber obras hídricas, las rutas sirven como contenedoras de agua y al no poder pasar, se inundan las campos y los pueblos.

E.F.: ¿Cuál es la realidad en las pequeñas comunidades?

H.L.: El problema en Villegas es que sus pueblos no tienen los caminos de acceso asfaltados, por eso quedan aislados. Lo que pasó a Elordi, puede suceder en Santa Regina, que tiene 600 habitantes. Y la gente no se quiere ir de sus pueblos. Están aferrados a sus casas, a su historia. Pero también hay un trasfondo político, hay gente acá que le señala a las autoridades provinciales cuales podrían ser las posibles salidas del agua para que escurra. Pero eso significaría que el agua llega a varios Distritos y entonces las quejas a la gobernadora ya no serían sólo de Villegas, sino de muchos municipios. La orden es no tocar nada, que el agua se quede donde está.

E.F.: ¿Qué solución les plantea el gobierno provincial?

H.L.: En su recorrido el Ministro de Agroindustria hizo anuncios para la Sociedad Rural. Habrá una línea de créditos a tasa cero, pero como suele suceder, este dinero es usado por los grandes productores pero nunca llegan a las personas que verdaderamente los necesitan. Una señora de Santa Regina me llamó desesperada porque había perdido todo, vive en una casita en el medio del campo, y lloraba porque en lo que había tenido que dejar en su casa estaban los útiles de la escuela de sus hijos. ¿Y, quién le va a pagar esos útiles?, todos los anuncios no están pensados para los pobres ni para la gente que verdaderamente cuando pierde todo, pierdo todo. Un gran productor, a lo sumo, este año no podrá ir a Europa.

E.L: ¿Cuál sería la solución para General Villegas?

H.L.: Hace 30 años que Buenos Aires no cumple con el acuerdo firmado en 1985 y ratificado en el 2004. Las obras deben hacerse en epoca de seca, desde la costa hasta el interior. No se pueden hacer obras cuando tenemos el agua al cuello. El intendente poco puede hacer. A pesar de que a la gobernadora cuando vino se le notó buena predisposición, pero los tiempos de la política no son los mismos que los de una familia. En tres años más ya no habrá más gente en los pueblos. Por eso he presentado una Ordenanza para que el Concejo Deliberante creé un Fondo de Emergencia para atención de necesidades y reparación de daños causados por las inundaciones. El espíritu de este fondo es poder asistir a los vecinos con dinero para que puedan solventar los gastos que ocasionen las pérdidas de elecrodomésticos, muebles o insumos que resultasen afectados por el agua, pero también para proveerles medicamentos, gas, pañales, botas, agua potables, etc. Como es un problema recurrente y hasta tanto no se comiencen a hacer las obras hídricas que se deberían haber hecho, es imprescindible que el Estado ayude a los inundados. El fondo se financiaría con aportes del Tesoro Nacional, aportes del Gobierno de la Provincia, donaciones y subsidios.

Hace un año que El Federal iba a visitar Elordi y Santa Regina, con la pretensión de conocer la historia, los personajes y el presente de estos pueblos. Pero ya el año pasado los caminos estaban inundados, hoy como ayer la realidad en estas comunidades ha empeorado. En un año, Elordi debió evacuarse y Santa Regina correría una suerte similar, mientras tanto, los gobiernos han pasado y las promesas se han viralizado por redes sociales ayudando a ganar una elección. Se culpa a la lluvia, pero nadie recuerda que hace treinta años la provincia de Buenos Aires se comprometió a hacer obras. Tres décadas después, todo sigue igual.