Despejado
T 20.7° | ST 20.7° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Innovación - nota

Hacen en China una torre que purifica el aire

El artista holandés Daan Roosegaarde creó el año pasado una torre purificadora de aire que llamó Smog Free Tower, que instaló en Rotterdam (Holanda), hace una semana atrás inauguró otra en  Beijing (China), la torre funciona a energía eólica y es capaz de purificar 30.000 metros cúbicos de aire en una hora. 

Tags

El Artista holandés Daan Roosegaarde hace un año atrás consiguió por  crowdfunding los fondos para hacer una torre que aspira aire contaminado, y lo devuelve purificado. Llamó a su creación “Smog Free Tower” y luego de viajar a China y ver la extrema contaminación que existe en el aire de este país, decidió instalar allí una de estas torres, que ofrece en forma gratuita el bien más preciado de China: aire puro.

Básicamente, hemos construido el mayor purificador de aire del mundo”, expresó a la prensa Daan Roosegaarde cuando inauguró junto a su equipo de creadores la primera torre purificadora en Holanda. “Con ella la gente podrá volver a experimentar lo que es respirar aire limpio, de forma gratuita”  El desarrollo del artista holandés se redimensionó al conocerse este semana un informe de la OMS en donde se señala que el 92% del aire que se respira en el mundo está contaminado.

La “Smog Free Tower” que se instaló esta semana en Beijing se halla en el Distritro artístico 798. Se trata de una torre de siete metros de alto con percianas abiertas por donde entra el aire contaminado, un sistema de filtros ionizados toma las partículas de smog, que reciben un carga eléctrica positiva que es retenida en un sistema de contraelectrodo, liberando luego el aire libre de contaminación, es decir: puro.

El sistema funciona con energía eólica. La torre limpia unos 30.000 metros cúbicos de aire por hora. Las partículas contaminantes se quedan en su interior, una vez por semana es posible retirarlas. En Holanda, estas micropartículas de smog eran usadas para hacer joyas, que luego eran vendidas para autogestionar el proyecto.

China, y en especial  Beijing es uno de los lugares más contaminados del Planeta, la polución es tan grande que en invierno, cuando las plantas eléctricas funcionan a su máxima capacidad, no es posible ver a cien metros. En esos días, las autoridades prohíben ir a las escuelas y se aconsejan a los habitantes no salir de las casas y de hacerlo, se deben poner barbijos para no aspirar el aire.

Roosegaarde viajó hace tres años a China y tuvo que estar en uno de esos días. Cuando creó la torra que está en Rotterdam, se propuso llevar una de ellas a China, para darle la posibilidad a los habitantes de la ciudad, al menos los que están cerca del Distrito 798, de respirar aire puro. Este deseo se pudo hacer realidad esta semana.

La Smog Free Tower de Beijing funciona todo el día, emitiendo un fino zumbido. “Eso no es ruido. Es el lindo sonido del aire limpio soplando hacia ti”, afirmó Roosegaarde en la presentación de su torre, quien espera que las autoridades de este país puedan instalarlas en más ciudades del interior, donde la contaminación es aún mayor.