Despejado
T 25.5° | ST 27° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Alimentación - nota

Huerta vertical inteligente, un cuadro viviente en nuestra casa

Como si fuera un cuadro viviente en nuestra pared, este nuevo sistema de huerta vertical permite cultivar nuestros propios alimentos en interiores.

Tags

Un sistema de plantación para montar en la pared podría ser una manera de cultivar alimentos en nuestra casa, aunque no contemos con un jardín. Bajo el nombre ‘Plug & Plant‘, esta huerta vertical inteligente consiste en un sistema de cápsulas equipado con sensores, diseñado para organizar nuestras plantas de interior y mantenerlas saludables, incluso sin luz solar natural.

Recientemente habíamos conocido una torre de 70 cm cuadrados llamada ‘HidroHuerta‘, que a través de sus ‘balcones’ podía desarrollar cualquier planta bajo el método hidropónico.

Esta huerta que parece un cuadro viviente en nuestra pared, está desarrollado con un material llamado biofoam, que es biodegradable y proporciona un ambiente parecido al suelo para que las raíces de las plantas se cultiven de forma natural, pero sin generar suciedad.

Cada módulo está integrado con sensores de luz y humedad, así como de un sistema de bluetooth para permitir la conexión con el celular: a través de una aplicación para nuestro smartphone obtenemos información, consejos y sugerencias para obtener un crecimiento óptimo de la planta.

El dispositivo incluso incluye un tanque de agua inteligente cuyo diseño tiene forma de nube. Este utiliza la información recopilada para ajustar el programa de riego para los próximos 30 días. Esta granja vertical inteligente se trata de un microambiente controlado que tiene paneles de plantación reguladas por un sistema de control inteligente que permite dosificar riego, temperatura, incidencia lumínica, nutrientes, ph en agua, humedad del sustrato, entre muchas otras variables, para garantizar las condiciones optimas que las plantas necesitan y así obtener la máxima producción alimenticia en el mínimo tiempo posible.

El arquitecto mexicano Fernando Ortiz Monasterio y un equipo interdisciplinario son quienes están detrás de este proyecto que se encuentra buscando financiamiento para cumplir con el objetivo de mejorar el abastecimiento alimenticio de lechuga, espinaca, brócoli, cebolla, papa, ají, tomate, apio y más.