Despejado
T 20.7° | ST 20.7° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Imputan al Director de Minera Pelambres por arrojar basura tóxica en Argentina

en construcción

Tags

La empresa chilena Antofagasta Minerals suma un nuevo problema legal por haber hecho una escombrera del lado argentino en su mina Pelambres. El juez federal de San Juan Leopoldo Rago Gallo imputó al director general de la empresa, Francisco Veloso por encontrarlo responsable de haber arrojado 550 toneladas de residuos tóxicos y más de 500 neumáticos gigantes en un paraíso natural.

La Mina Pelambres, en territorio chileno, extrajo minerales y arrojó los residuos de esta actividad en un área que se halla en suelo argentino. El juez federal entiende que la empresa Antofagasta Minerals violó nuestra Ley de Residuos Tóxicos, particularmente en sus artículos 55 y 182. Aunque las autoridades del gobierno de San Juan, promineras, habían establecido un acuerdo con la minera que no la obligaba a esta remover el material contaminante, la causa llegó a la justicia federal.

La situación de la empresa chilena no deja dudas de su accionar. Según un escrito del ministerio de relaciones exteriores chileno, Antofagasta Minerals en el año 2004 obtiene la autorización para crear una escombrera, predio que hace y usa, depositando allí todos los residuos tóxicos y material desechable que la explotación de la mina genera. Esta escombrera siempre estuvo en el departamento Calingasta, en San Juan. La empresa chilena, que jamás cesó de llevar allí sus residuos argumenta que recién en el año 2012 la Cancillería del vecino país le comunicó que el límite internacional había cambiado.

La escombrera fue denunciada por otra compañía minera que estaba extrayendo mineral en San Juan, quien alertó a nuestra justicia que Pelambres estaba tirando material tóxico en nuestro territorio. Antofagasta Minerals reconoce haber arrojado más de 550 toneladas de residuos tóxicos y al menos 500 neumáticos gigantes usados. La responsabilidad la dejan para la Cancillería chilena, quien se desentiende del tema. Mientras tanto, la escombrera continúa allí.

Cuando se dio a conocer esta situación las organizaciones ambientalistas exigieron al gobierno provincial que intime a la compañía chilena para que pague una multa, retire todo el material y remedie el territorio donde está la escombrera. El gobernador Sergio Uñac se mostró muy activo en los primeros días cuando la noticia recorría todos los medios pero luego eligió acordar con la empresa, pero dejando de lado opción de que retire los deshechos.

En tanto la Justicia Federal de San Juan decidió intervenir en el asunto y entendió que, como el delito había ocurrido en la provincia, el conflicto legal debía dirimirse en los tribunales sanjuaninos. La causa ya tiene a tres altos ejecutivos de la empresa imputados, el gerente general Andrew Mayne-Nicholls, Alberto Cerdá Mery, Ignacio Cruz Zabala y ahora también Veloso. El juez federal Leopoldo Rago Gallo citó a los ejecutivos a declarar para marzo del 2017. Vendrán a declarar, pero eximidos de quedar en prisión. Esa fue la condición que la empresa puso para llevar a sus ejecutivos al banquillo de los acusados en la justicia argentina.

La Ley de Residuos Tóxicos no deja dudas de la responsabilidad de Antofagasta Minerals al crear la escombrera de 52 hectáreas en suelo argentino, la ley en su artículo 55 expresa que será penado aquel que “utilizando los residuos a que se refiere la presente ley, envenenare, adulterare o contaminare de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general”. En el Artículo 182 deja en evidencia la responsabilidad que los ejecutivos chilenos tuvieron durante todos estos años, al hablar que “será reprimido con prisión de quince días a un año el que ilícitamente y con el propósito de causar perjuicio a otro sacare aguas de represas, estanques u otros depósitos, ríos, arroyos, fuentes, canales o acueductos o las sacare en mayor cantidad que aquella a que tenga derecho”.