Despejado
T 21.1° | ST 21.1° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Ciencia y Tecnología - nota

Investigadores de Tucumán encuentran en la rana la evolución de la rodilla

Investigadores del CONICET en Tucumán descubrieron que la rana habría sido la primera especie en desarrollar una rótula primitiva, el hueso de la rodilla indispensable para la locomoción en la tierra.

Las patas traseras de algunas especies de ranas tienen rótulas compuestas de cartílago denso y fibroso (en lugar de hueso) mucho más adecuadas para absorber el esfuerzo de saltar que la rótula ósea de los humanos u otros mamíferos. Esto es lo que descubrió el grupo de trabajo dirigido por Virginia Abdala, investigadora independiente del CONICET en el Instituto de Biodiversidad Neotropical (IBN, CONICET-UNT), compuesto también por María Laura Ponssa, investigadora adjunta, y Miriam Vera, becaria doctoral, ambas pertenecientes a la Unidad Ejecutora Lillo (UEL, CONICET-Fundación Miguel Lillo).

Este hallazgo modificaría el momento de origen de la rótula en animales, ya que hasta ahora se atribuía su surgimiento a la llegada de especies con cuatro extremidades que se trasladaron a la tierra a poner huevos (tetrápodos amniotas). Esta investigación muestra que el proceso realmente comenzó mucho antes con el fibrocartílago en las ranas.

Este descubrimiento es importante porque estamos obligados a reconsiderar nuestras deducciones sobre el papel, la función y la evolución de este tipo de rótula. Su composición de tejido nos está diciendo que tal vez con otro tipo de tapa de rodilla nosotros – los seres humanos – podríamos lograr un rendimiento de salto mucho mejor”, reflexiona Virginia Abdala.

La función principal de la rótula es aumentar la eficacia del cuádriceps al potenciar el brazo de palanca del mecanismo extensor. Gracias a la rótula es posible permanecer erguido, saltar, correr, trotar y caminar, entre otros movimientos.

Hasta ahora se pensaba (incluso es lo que dicen las definiciones de libros de biología) que los tetrápodos más primitivos como los anfibios no poseían esta rótula. “Es posible que esto haya pasado desapercibido hasta ahora porque no son claramente visibles en los huesos de las piernas de rana sin utilizar un microscopio”, explica Abdala y agrega que analizaron esqueletos completos de 20 especies, pero sólo pudieron ver rótulas en los ocho ejemplares en los que analizaron los tejidos.

Este trabajo y su correspondiente paper, publicado por las investigadoras este año en la revista científica The Anatomical Record, generó un intenso debate en la comunidad científica.