Nublado
T 15.4° | ST 15.4° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - El Campo - nota

Inyectan hormona de la felicidad para que las vacas produzcan mejor leche

Con el afán de volver más productivas a las vacas un equipo de científicos comprobó que inyectándoles serotonina (la hormona del buen humor) las mismas producen mejor leche, con más calcio. Este método antinatural permitirá hacinar más vacas en corrales para asegurar una mayor ganancia a los productores. La leche se aleja de sus componentes naturales. Conocé la opinión de un tambero que produce leche en forma orgánica.

Tags

Las vacas son sometidas a procesos antinaturales para que optimicen la producción de leche. El límite lo sobrepasó una investigación que dio a conocer la Sociedad Endocrinóloga Europea al inyectarles a las vacas serotonina (la hormona del buen humor), que dio como resultado que las vacas felices dan leches con más calcio.

El último número de la revista especializada “Journal of Endocrinology” difunde una investigación hecha por la Dr. Laura Hernandez, profesora de la Universidad de Madison-Wisconsin (Estados Unidos), que comprobó que inyectándole diariamente serotonina a las vacas mejoraban su estado de salud en general y como consecuencia mejoraban sus níveles de calcio en la sangre, provocando que la leche tuviera una dosis extra de este elemento químico primordial para la dieta del hombre.

La serotonia es una hormona asociada a producir sentimientos y pensamientos de felicidad, atenuando todo vestigio de depresión. De esta forma, es posible hacinar más vacas en los corrales para que den más leche sin necesidad de mejorar el habitat de las mismas.

La noticia, por supuesto, fue muy bien recibida porque supone un control hacia las vacas que tiene como inmediata consecuencia un aumento de la calidad de la leche que las mismas dan, sin alterarles el consumo de alimentos ni los niveles de hormana necesarias para la lactancia.

El equipo que coordina la Dr. Hernandez aseguró que continuarán trabajando para poder mejorar la rentabilidad de los ganaderos.

La otra cara de esta investigación son los tamberos que apuestan por una alimentación sana y orgánica para sus vacas, como el caso del tambero santafesino Domingo Rodriguez, quien defiende la producción agroecológica, dándole de comer alfalfa orgánica a sus vacas, lejos de los aditivos químicos que alejan a la leche de su natural composición, altamente proteica. Según el propio Rodriguez, la industria láctea usa un litro de leche para hacer diez, de esta manera todas las leches que se consumen no tienen prácticamente ningún beneficio nutritivo. La solución, nos cuenta, es volver a lo natural.