Despejado
T 25.5° | ST 27° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Japón lanzó al espacio un recolector de basura para limpiar la órbita terrestre

Con la Estación Espacial Internacional como destino final, lanzaron un recolector de basura experimental para eliminar los residuos más grandes que orbitan la Tierra.

Tags

El viernes pasado despegó una nave de carga autopilotada del Centro Espacial de Tanegashima, en el Pacífico Norte, para lanzar un artefacto al espacio cuyo destino final es la Estación Espacial Internacional.

Se trata de un recolector de basura experimental para eliminar los residuos más grandes que orbitan la Tierra mediante una cuerda electromagnética lubricada que los empujará hacia la atmósfera, con el objetivo de que se desintegren al entrar en contacto con la atmósfera.

Se estima que alrededor de la órbita terrestre hay 100 millones de trozos de basura espacial, lo que incluye equipos pertenecientes a antiguos satélites fuera de servicio, herramientas y pedazos de cohetes que se fueron acumulando durante décadas, desde que en 1957 comenzó la exploración del espacio exterior con el lanzamiento del satélite soviético Sputnik.

Una gran cantidad de esta basura espacial se desplaza muy rápidamente, a velocidades que pueden alcanzar los 28.000 kilómetros por hora, por lo que son una amenaza y podrían causar accidentes catastróficos y dañar la red de telecomunicaciones satelitales del planeta.

El artefacto dispone de una especie de cuerda de sujeción, realizada con hilos de aluminio y acero, diseñada para reducir la velocidad de estos elementos y eliminarlos de la órbita terrestre.

La empresa nipona Nitto Seimo Co, especialista en la fabricación de redes de pesca, colaboró con la agencia espacial japonesa para desarrollar el material de la cuerda, cuya extensión alcanza los 700 metros, preciso la BBC.

Los investigadores prevén que la cuerda electromagnética lubricada generará suficiente energía como para modificar la órbita de los objetos, empujándolos hacia la Tierra con el objetivo de que se desintegren al entrar en contacto con la atmósfera.