Muy nublado
T 26.1° | ST 28° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Jujuy sale a defender el ancestral coqueo

La coca fue para los Incas una hoja sagrada y su uso era sólo permitido para chamanes y nobles, con el tiempo y gracias a sus inuestionables virtudes se usó en todo el altiplano, formando parte de una identidad intangible que está vigente en la actualidad. Legisladores de Jujuy salieron a defender el coqueo y piden que los medios nacionales que quieren identificarla con la cocaína, se retracten.

Tags

La hoja de coca no es cocaína, una vez más los habitantes de las provincias del norte de nuestro país debieron salir a aclarar este mito que acompaña cada vez que una noticia visualiza la ancestral práctica de coquear, tradición que se practica desde épocas muy anteriores al imperio Inca.

Las últimas noticias que daban cuenta que camioneros y choferes de larga distancia, para soportar mejor los largos trayectos que deben realizar recurrían a masticar hojas de coca, volvió a abrir el debate acerca de que si está bien o no coquear. Para algunos medios el hecho de coquear fue tomado como una forma de tener la conciencia alterada, con síntomas similares a los que produce la cocaína.

La legislatura de la provincia de Jujuy aprobó esta semana una resolución en la que repudian las declaraciones hechas por algunos medios de comunicación nacionales que condenaron al coqueo, e incluso pedirán que se retracten públicamente.

La resolución fue aprobada en conjunto por los distintos bloque para repudiar los dichos de algunos medios que dicen que coquear es usar droga o drogarse, cuando no tán solo es una cuestión cultural del norte jujeño donde muchas personas coquean, sino que es algo que hace a nuestra identidad“, declaró el diputado provincial Néstor Sanabia.

La hoja de coca es usada desde épocas indeterminadas, aunque se sabe que mucho antes de la aparición del Imperio Inca, ya se masticaba y se usaba en infusiones y en ceremonias religiosas. Por sus incuestionables virtudes, era considerada una hoja sagrada y durante el incanto su uso era sólo permitido a las castas reales. Era común, entre los nobles, incluirlas en sus regalos reales. La costumbre de masticarla y hacer un pequeño bollo de hojas en un costado de la boca se conoce como coquear. Esta tradición se pierde en la noche de los tiempos y marca una identidad histórica en el altiplano.

El hecho que desencadenó la polémica fue la detención que se produjo el 29 de septiembre en Buenos Aires cuando en un control antidrogas el www les dio positivo de cocaína a los choferes de un colectivo de larga distancia, quienes en su defensa alegaron que venían coqueando. Inmediatamente, diferentes choferes de todas partes del país, pero particularmente los que trabajan en el norte, defendieron la práctica argumentando, además de raíces históricas, que el coqueo ayuda a realizar mejor el trabajo.

Para aclarar a aquellos que incurren en el error de confundir la hoja con la droga, el legislador jujeño afirmó: “Para tener un miligramo de cocaína tendríamos que coquear continuamente 720 kilos de hojas de coca lo cual resulta absurdo“.

“Hemos sentido muchos legisladores que es como burlarse que la gente hable livianamente, esto ofende y no lo compartimos”, comentó Sanabia y puntualizó que “están buscando avanzar en una ley referida al tema de la coca puntualmente y de la circulación ya que está permitido en la provincia llevar una cantidad pequeña”.