Lluvia
T 18° | ST 18° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Alimentación - nota

La OMS busca que se aumente los impuestos a las gaseosas

La Organización Mundial de la Salud difundió un informe en donde muestra cómo el crecimiento de consumo de bebidas azucaradas gaseosas trae como consecuencia el aumento en la obesidad y la diabetes. Aconsejan a los gobiernos a aumentar el impuesto a estas bebidas, pero también a los jugos azucarados, energizantes y leches saborizadas. Se busca incentivar una dieta sana y natural.

Tags

Las bebidas gaseosas azucaradas son responsables del aumento de la diabetes y la obesidad. A esta conclusión llegó la Organización Mundial de la Salud al difundir un informe que muestra números que preocupan, especialmente para nuestra región. Así como en Estados Unidos baja el consumo de bebidas gaseosas, en Latinoamérica, está creciendo. En este sentido, la OMS pidió a los gobiernos que graven con mayores impuestos las bebidas gaseosas con el fin de desalentar su consumo.

El aumento de la diabetes y la obesidad es un problema que afecta a todo el mundo, especialmente la segunda, que es considerada una enfermedad endémica en muchos países. El impacto que tienen las gaseosas para nuestro organismo es letal: según el informe de la OMS “una lata de refresco contiene 40 gramos de azúcar libre, lo que equivale a 10 cucharadas de té” Consumiendo una sola lata por día un adulto ya estaría llevando a su cuerpo el doble de azúcar recomendado por el Organismo, 20 gramos.

La alimentación sana es un objetivo a alcanzar, y en este camino el agua, fundamentalmente mineral, o jugos naturales son los únicos líquidos permitidos para lograr una hidratación óptima para nuestro cuerpo. Vegetales, frutas y agua, son las bases de una dieta sana.

Sin embargo, la realidad dista de mostrar esto. En el mundo una de cada tres personas tiene sobrepeso, y 42 millones de niños menores de cinco años padece obesidad. En el año 2000 había once millones menos, lo que demuestra un espiral ascendente muy preocupante. A nivel global, y llevando esta patología en adultos, el 11% de los hombres y el 14% sufren obesidad. Una alimentación alejada de los hábitos naturales y con el consumo de gaseosas en crecimiento, ha llevado la situación a un nivel crítico.

El problema con las gaseosas es que son muy fáciles de conseguir y baratas. Para el Dr. Francesco Branca, del Departamento de Nutrición y Salud de la OMS, afirma: “Las bebidas azucaradas son muy fáciles de consumir y se han convertido en un producto muy accesible. El consumo de azúcar no se está reduciendo y en algunas partes del mundo incluso está aumentando, aunque se sepa que su ingesta es mala, crece”

En América Latina, Chile y México son los mayores consumidores de bebidas gaseosas azucaradas. Estados Unidos es primero en el mundo, y México lo sigue casi al mismo nivel.  “Mientras en Estados Unidos vemos cierta reducción en la ingesta de calorías, en los últimos cinco años observamos el movimiento inverso en Latinoamérica”, comentó el especialista. 8 millones de muertes al año tiene como consecuencia la diabetes y un poco más de la mitad, la obesidad. Las gaseosas unidas a una mala alimentación son culpables de esto.

La solución que prevé la OMS es aumentar los impuestos a las gaseosas.  “Sabemos que aplicar impuestos a las bebidas azucaradas es una medida muy efectiva para reducir su consumo, lo que contribuye a la reducción de la obesidad y a prevenir la diabetes“, manifestó el Dr. Temo Waqanivalu, uno de los autores del informe. Pero a pesar de que las bebidas azucaradas gaseosas están en la mira, para este especialista es importante gravar con más impuestos a todas aquellas bebidas que contengan azúcar, como jugos, bebidas energéticas y leche con sabores.

México fue el primer país que comenzó a aplicar en 2014 impuestos a estas bebidas, aumento un 10% el impuesto para estos productos azucarados. Para fines de este año ya podría mostrar el primer número positivo: habría una reducción del 6% en el consumo general, pero un 17% en los sectores de mejores recursos que es donde más se consume.