Despejado
T 10.2° | ST 10.2° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Actualidad - nota

La suba del dolar complica el mantenimiento de los caminos rurales

Los repuestos de las máquinas cotizan en dólares, lo que hace muy difícil que se puedan arreglar con los presupuestos estancados en pesos.

La suba de la divisa estadounidense en una economía tan dependiente de ella trae consecuencias insospechadas, en Coronel Suárez, un Partido del sudoeste bonaerense con más de 2500 kilómetros de caminos rurales, la rotura de las maquinas que los mantienen necesitan la compra de repuestos que se cotizan en dólares en el mercado local, lo que provoca que muchas no se puedan arreglar.

“El aumento del dólar nos complicó porque no conseguimos repuestos o si los tenemos varían los precios. A su vez, tenemos mucho nivel de rotura de equipos, por el desgaste propio de la maquinaria que es antigua”, afirmó a La Nueva María José Gianquinto, Gerente Técnico de la Comisión Vial Rural, organismo que se encarga del mantenimiento de los caminos rurales.

“Para nuestros 2.500 kilómetros de caminos rurales necesitamos 14 motoniveladoras, de las cuales tenemos seis articuladas, cuatro no articuladas y una tasa de rotura del 30%. No todas las máquinas pueden hacer todos los trabajos y debemos enfocarnos primeramente en los caminos troncales”, agregó Gianquinto.

Los fondos para que estos caminos se mantengan provienen del aporte que los productores ganaderos y agrícolas aportan, pero no hay margen para pedirles un canon extraordinario, cuando muchos de los aportantes tienen los caminos que pasan por sus campos en pésimo estado. De esta manera, muchos caminos reales y vecinales quedan sin poder mantenerse durante semanas, provocando la incomunicación de los parajes y pequeños pueblos.

El parque vial tampoco es el mejor, la máquina más nueva tiene cuatro años y se le debe reparar el tren delantero, lo que cuesta alrededor de un millón de pesos, precio que fluctúa al ritmo del dólar.

“En los últimos días mejoró la cobrabilidad del aporte extraordinario de 20 pesos por hectárea para la compra de equipos, algo que también venía atrasado. Queríamos comprar con este dinero una excavadora, un carretón y tres camiones, pero el contexto económico cambió y el pago se desdobló hasta el mes de mayo”, explicó la funcionaria.

A la crisis que vive en país, y al horizonte de incertidumbre, se le suma el mal manejo de prioridades de la propia gestión municipal. Los jefes comunales y sus equipos suelen descansarse en la aparición de soluciones mágicas en lo que respecta al mantenimiento de los caminos rurales, que sirven para que la familia rural y la producción del Partido puedan circular, instancias que no alcanzan a movilizar al aparato político.

Los montos que se manejan son altos. Una excavadora nueva tiene un costo que arranca en los 300.000 U$S. La capacidad de compra se ve afectada por la corrida cambiaria.

“Hoy no vamos a poder comprar estos equipos pero sí realizaremos los procesos para la compra de la excavadora, en primer término y el carretón más algún camión. Eso lo veremos cuando tengamos todos los fondos”, concluye, mientras tanto, gran parte de los caminos suarenses continúan intransitables.