Nublado
T 13.1° | ST 13.1° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Actualidad - nota

“Las actividades de Monsanto constituyen el delito de Ecocidio”, concluyó el Tribunal Internacional

Se presentó la conclusión del Tribunal Internacional Monsanto, el cual reunió a víctimas, médicos y expertos de todo el mundo para juzgar a la multinacional biotecnológica Monsanto por el delito de 'Ecocidio'. Conocé los casos de las víctimas argentinas.

En octubre de 2016 juezas y jueces de distintos continentes se reunieron en La Haya, Países Bajos, para emular los procedimientos de la Corte Penal Internacional de Justicia y emitir un dictamen en relación a si la multinacional Monsanto vulneró cuatro derechos según distintos artículos del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y a la Convención de Derechos del Niño:

Entorno seguro, limpio, saludable y sostenible
Alimentación
Salud
Libertad de investigación científica

Víctimas, testigos, médicos y expertos de todo el mundo (incuido nuestro país) expusieron sus testimonios para brindar pruebas que permitan incoporar la figura de ‘Ecocidio’ a los delitos juzgados por dicha corte internacional.

Hoy este Tribunal Internacional Monsanto (TIM) integrado por la jueza mendocina Eleonora Lamm, la senegalesa Dior Fall Sow (consultora de la Corte Penal Internacional), el mexicano Jorge Fernández Souza (Magistrado del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de México), el canadiense Steven Shrybman, y la belga Françoise Tulkens (ex jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos) presentó públicamente las conclusiones y recomendaciones legales del trabajo realizado en La Haya:

“Si el delito de ecocidio se reconociera en el derecho penal internacional, las actividades de Monsanto posiblemente constituirían un delito de ecocidio en la medida en que causan daños sustanciosos y duraderos a la diversidad biológica y los ecosistemas, y afectan a la vida y la salud de las poblaciones humanas”.

“Monsanto ha incurrido en conductas que tienen efectos graves y negativos en el medio ambiente y han afectado a innumerables personas y comunidades de muchos países, así como a la salud del propio entorno, con las consiguientes repercusiones en las plantas y los animales y en la diversidad biológica”.

“Los testimonios citados revelan que, en todos los casos, se ha producido una vulneración del derecho a la alimentación de la que han sido víctimas los testigos y las comunidades, así como las personas mencionadas por los testigos”.

“Monsanto ha empleado de modo habitual tácticas deshonestas, engañosas y opacas para conseguir la aprobación de sus cultivos obtenidos por ingeniería genética y sus herbicidas asociados”.

Con respecto a la acusación de ser cómplice en crímenes de guerra por proveer ‘Agente Naranja’ en la guerra de Vietnam, los jueces indicaron que “debido al estado actual de la legislación internacional y la ausencia de evidencia específica, este Tribunal no puede dar una respuesta definitiva”.

El caso de Argentina: Estudios epidemiológicos de Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y Buenos Aires

El médico argentino Damián Verzeñassi, subsecretario académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) expuso en octubre de 2016 los trabajos epidemiológicos realizados en 27 localidades de 4 provincias de nuestro país (Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y Buenos Aires) con más de 96 mil personas encuestadas, los cuales revelan que padecen los mismos problemas de salud, que antes de la instalación de Monsanto no existían (1996): Hipertiroidismo, malformaciones congénitas, problemas respiratorios, neurológicos, alergias, abortos espontáneos y cáncer, entre otras.

Tras su declaración en el TIM, Verzeñassi fue víctima de la clausura con cadenas de la oficina donde se archivaban las historias clínicas de los vecinos de las provincias que se encuentran en el medio del área de producción de eventos transgénicos dependientes de venenos de Monsanto Bayer, como parte de una persecución ideológica y académica del decano de la UNR, Ricardo Nidd.

Niña argentina con malformación congénita

Uno de los testigos que brindaron testimonio en el TIM fue María Liz Robledo, la mamá de una niña argentina de Baigorrita, un pueblo del noroeste de la provincia de Buenos Aires, de 1900 habitantes. En 2013 su hija Martina nació con una malformación congénita: atresia de esófago con fístula traqueoesofágica, una insólita enfermedad que nada tiene de casual, ya que al lado de su casa se encontraba un depósito de glifosato (el herbicida estrella de Monsanto que genera un mecanismo de toxicidad en el sistema nervioso de mamíferos).

Se espera que a partir de la conclusión de este Tribunal de Opinión y de la prueba jurídica producida, se impulsen procesos penales (pese a que la conclusión en sí no tiene implicancias penales) y que el derecho internacional tenga en cuenta estas cuestiones relacionadas con el ecocidio.

La conclusión completa en el siguiente link: http://www.monsanto-tribunale.org/upload/asset_cache/899082926.pdf