Nublado
T 16.5° | ST 16.5° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Naturaleza - nota

Las cenizas del Volcán Puyehue estimularon la biodiversidad patagónica

La tremenda erupción del Volcán Puyehue que se produjo en el año 2011 expulsó a la atmósfera millones de toneladas de cenizas que se precipitaron en los pueblos cercanos, como Villa La Angostura, una investigación determinó que sirvieron para estimular a la biodiversidad de la región.

Tags

Las cenizas que dejó la violenta erupción del Volcán Puyehue en el año 2011 en la provincia de Neuquén y especialmente en la zona de Villa La Angostura lejos de tener efectos negativos para el ecosistema fue estimulante para la biodiversidad de la región.

El trabajo que determinó el efecto positivo de las cenizas fue hecho por Paula Berestecher y Daniela Gangi, quienes hicieron sus tésis de grado de la carrera de Licenciatura en Ciencias Ambientales de la FAUBA trabajando en las consecuencias que tuvieron las cenizas en los pueblos y tierras afectadas por la imponente erupción del volcán que el 4 de junio de 2011 partió en dos a la Patagonia: la estela de cenizas de la erupción atravesó todo el continente.

A pesar de que el Puyehue está en Chile, los pueblos argentinos cercanos fueron muy afectados. En aquellos días se pensaba que las cenizas tendrían un efecto negativo en la naturaleza, pero el trabajo de estas dos estudiantes demostró todo lo contrario.

El trabajo se centró en la investigación de organismos y microorganismo que habitan en el suelo, como artópodos, insectos y crustáceos. La directora de la tesis, Amy Austin detalló al respecto: “Los organismos del suelo tienen una función crítica en los ecosistemas debido a su rol en los procesos de descomposición de materia orgánica y en el ciclado de nutrientes” Pero al revés de lo que se pensaba, las cenizas no tuvieron una consecuencia negativa en estos organismos.

La investigación determinó que el número de organismos no se redujo, sino que las cenizas, los estimularon en su crecimiento. Hubo una diferencia en esta estimulación en las áreas de bosques nativos y en aquellas forestadas con pinos, en las primera los beneficios de las cenizas fueron mayores que en las segundas.

Según comentó al Diario Río Negro, Daniela Gangi el hecho de que las cenizas ofrezcan más beneficios en las zonas de bosque natural se da porque estas tierras tienen una mayor biodiversidad que aquellas modificadas.

“Nosotras estudiamos cómo el proceso de descomposición de hojarasca había sido afectado por las cenizas. Para eso medimos la actividad enzimática, que es una forma de ver cuán activos están los microorganismos, y también medimos la biomasa microbiana. Y nos encontramos con que la actividad de los organismos analizados en la broza (la materia orgánica que está sobre la superficie del suelo) había sido fuertemente estimulada. No era lo que esperábamos encontrar”, comentó al mismo medio Berenstecher.

La tésis demuestra que a pesar de que aquello que el hombre ve como una catástrofe para la naturaleza es una oportunidad más para generar y preservar la vida.