Despejado
T 11.8° | ST 11.8° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

“Las Familias del Faro”, trabajo colaborativo que quiere cambiar el mundo

Un grupo de seis familias se unieron para generar un emprendimiento B, donde lo social y ecológico son los pilares. Pintan faros en tejas y maderas que reciclan. Forman parte del equipo "Argentina Faro del Mundo 2022", de Juan Bautista Segonds.

Por Leandro Vesco

Las empresas o emprendimientos B tienen un común denominador: tratar de generar soluciones sociales a partir de un compromiso con la sociedad y el planeta, se trata de desarrollos sostenibles y sustentables que pretenden cambiar la realidad, trabajando en forma colaborativa. Bajo esta premisa, “Las Familias del Faro” se unen para pintar faros sobre tejas, maderas o lonas que reciclan y venden. Seis familias del conurbano bonaerense están tratando de vivir de esto.

Las Familias del Faro, es un emprendimiento que se encolumna detrás del movimiento “Argentina Faro del Mundo 2022”, creado por Juan Bautista Segonds, fundador de “Rugby Sin Fronteras”, quien logró reunir a israelíes y palestinos, cubanos y estadounidenses en partidos de rugby que tuvieron como fines promover la unión y la paz entre los seres humanos.  El movimiento pretende que a través de equipos de trabajos colaborativos Argentina ilumine al mundo en el 2022, después de atravesar la enorme crisis moral que estamos transitando.

Somos seis familias que intentamos salir adelante pintando faros. Hacemos productos B. Hay 60 empresas en el país que trabajan así. Los productos B se apoyan en un costado social y otro ecológico. Nosotras reciclamos tejas y maderas. Una empresa nos donará lonas. Lo nuestro es la pintura”, explica Vanesa Garritano, integrante del grupo, que comenzó a juntarse en febrero y ya está vendiendo los primeros faros.

“Primero envié el proyecto a la plataforma Argentina Faro del Mundo”, la creación de Segonds, quien se acercó al grupo de mujeres y las ayudó para conformar un equipo. “Argentina tiene que ser el faro del mundo para el año 2022, tenemos que generar un equipo en el que estemos todos, que ninguno quede excluido, donde todos tengamos un rol”, resume el espíritu de la idea colaborativa de Segonds. Desde el momento constitutivo, este grupo de seis mujeres se integraron como esas familias de este Faro que pretende iluminar el planeta.

Cada persona es buena para algo, tenemos que lograr que cada uno trabaje de eso, y desarrolle un producto que cambie la realidad, que apunte a cambiar el mundo”, remarca Vanesa. La propuesta de las “Familias del Faro” está aún en etapa embrionaria, pero tienen muy en claro dónde quieren llegar y cómo hacerlo. “Queremos conseguir la certificación de producto B, tener un espacio propio y poder generar nuestro propios alimentos y desarrollar productos que generen energías alternativas, como faroles a dínamo”, se esperanza Vanesa, aunque confiesa que necesitan capacitación.

“Las Familias del Faro” se juntan a trabajar en la casa de Vanesa, la realidad y la dinámica laboral deben convivir con las familias. “Tenemos nuestros hijos y se nos complica con los horarios, pero este tipo de trabajo colaborativo nos acerca, buscamos la solución entre todas”, enfatiza Vanesa. “Sabemos que primero está la familia, queremos darle prioridad nuevamente a ella, este sistema de trabajo apunta a eso”. El compartir forma parte de un emprendimiento B, se intenta generar un trabajo que no aísle, sino todo lo contrario: que abra, una, haga compartir. “Te reencontras con el que tenés al lado. En la ciudad hemos perdido eso, cada uno vive en su planeta”, sostiene Garritano.

El emprendimiento se autofinancia, y recibe donaciones, que pueden ser pintura o materiales que faciliten el trabajo como maderas, tejas, metales o telas. “Hemos recibido ayuda de Segonds, él nos ha convertido en un equipo”, los faros que pintan son un símbolo de la idea de aquel, pero también representan el alma de este proyecto. “Este trabajo tiene que alumbrar a una sociedad que está ensimismada en su ego. El faro de argentina se enciende con el corazón de cada uno de los argentinos. Se tiene que encender muy fuerte, se tiene que ver desde muy lejos. La gente va a donde hay luz”, afirma Vanesa.

Esta luz aún tiene que crecer para las “Familias del Faro”, por ahora están en una etapa productiva, pero están listas para comenzar a vender más y de un mejor manera. “Necesitamos puntos de venta”, reconoce Vanesa. La diferencia que tiene un producto B de otro normal, es que comprándolo se está ayudando a una situación social precisa, en el caso de este grupo de mujeres, con cada faro que venden estas familias pueden recibir dinero para mejorar sus calidades de vida.

La realidad muestra en estos días una cara dura e insensible, pero en el equipo del Faro, el optimismo es real y contagioso. “Como sociedad estamos divididos en mil pedazos. Esta forma de trabajar colaborativa te hace conectar con el corazón del otro, es maravilloso esto. Empezás trabajando, pero te enteras de la vida del otro. Es una nueva red social”.

El equipo de las “Familias del Faro” está constituido por: Liliana Gerpe, Raquel Gerpe, Vanesa Garritano, Andrea Nevigato, Daniela Loguzzo, Ana Pecoreli, Fernanda Polti, Tomas Garritano, Agustín Ponce, Mariano Leguizamon y Sofía de Salomón ideas en acción.

Para ponerse en contacto: https://www.facebook.com/ArgentinaFarodelMundo/