Despejado
T 21.1° | ST 21.1° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Naturaleza - nota

Ley de Bosques: en Córdoba quieren reducir el 50% de tierras protegidas

Se filtró el borrador de las modificaciones que el gobierno cordobés pretende hacer a la Ley de Bosques, favoreciendo a la ganadería, la especulación inmobiliaria y a la industria maderera. Reduce en un 50% el área de tierras protegidas.

En diciembre de 2016 el Gobierno cordobés pretendió que se votaran modificaciones a la Ley de Bosques, pero sin mostrar estos cambios. Federico Kopta, biólogo y Presidente del Foro Ambiental Córdoba, en su momento nos advertía que la matriz de estas modificaciones era la de reducir las áreas rojas -protegidas- para el desmonte, y así facilitar el avance de la ganadería y la especulación inmobiliaria. En las últimas horas se ha filtrado este proyecto de Ley donde se ve claramente que se reducen a la mitad las áreas protegidas.

El diario La Izquierda pudo acceder al proyecto de Ley que el gobierno cordobés quiso que se votara en diciembre, y que aún permanece en discusión a la espera de ser tratado. La enorme presión social de vecinos y organizaciones ambientalistas hicieron que estas modificaciones que planteaba el gobierno no pudieran ser aprobadas.

El ordenamiento territorial habla de tres clases de tierras, las verdes que pueden intervenirse parcial o totalmente, las amarillas que sólo pueden ser intervenidas en forma sostenible y las rojas, que no pueden ser intervenidas. Al día de hoy, según el Ministerio de Ambiente de la Nación existen en Córdoba 2.923.985 hectáreas de bosque nativo, de esta cifra 2.393.791 de ha. son rojas, 530.194 hs, amarillas y no se registran zonas verdes. El proyecto del gobierno cordobés eleva la cifra de bosque nativo a 3.775.340 hectáreas, disminuyendo las áreas rojas a 1.186.443 hs, y las amarillas -que se pueden intervenir- las eleva a 1.965.824, agrega ademas zonas verdes -siempre dentro de los bosques nativos- en un número de 603.072 hectáreas. De esta manera, suman más bosque nativo, pero reduciendo las áreas protegidas.

Con esto se quiere promover el desmonte químico, el avance de la ganadería y la especulación inmobiliaria. Uno de los puntos en desacuerdo entre los ambientalistas y la postura del gobierno es la línea de corte que se usa para determinar qué porción de tierra es roja, amarilla y verde. Para determinar esto se usan una serie de criterios que no están definidos en el proyecto del gobierno que, por ejemplo, establece como zonas rojas, áreas de tierras que están inundadas o que tienen alta salinidad, es decir, que no se pueden aprovechar para emprendimientos ganaderos o inmobiliarios.

Todas estas evidencias dejan en claro que las modificaciones que se pretenden hacer a la Ley de Bosques son claramente direccionadas a promover el desmonte. Córdoba es una de las provincias que más sufre las consecuencias de la desaparición de bosque nativo, que es el regulador natural ante excesos hídricos. Las constantes inundaciones que atraviesa tanto el norte como el sur de la provincia muestran las consecuencias de estas políticas oportunistas que quieren favorecer a unos pocos en detrimento de muchos.

El Foro Ambiental Córdoba, una organización que desde hace décadas trabaja para generar políticas ambientales, pretende que la Ley sea discutida y consensuada, que el nuevo mapa de ordenamiento territorial salga como resultado del diálogo, fundamentado por estudios y aportes científicos, que sobran en Córdoba. El gobierno, en cambio, realiza todo lo contrario: con un hermetismo llamativo, elaboró un mapa que nadie sabe bien cómo se hizo aunque si está muy en claro a quienes favorecen. Las modificaciones a la Ley que el gobierno cordobes quiere aprobar tiene consecuencias muy claras: daña el medio ambiente, produce inundaciones y expulsa campesinos de sus tierras.