Despejado
T 15.8° | ST 15.8° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - El Campo - nota

Llegarán cítricos caros y de baja calidad por las inundaciones

Por las inundaciones en el litoral, la industria cítrica vive un momento muy complicado, por un lado, ha tendo una producción record, pero las frutas no son buenas y el flete para sacarlas de las zonas inundadas en muy caro. A pesar de todo, el productor es el que menos recibe. 

 

 

Tags

El fenómeno de El Niño ha traído más lluvias que las habituales al país. Por estos días miles de hectáreas están bajo agua, especialmente en el Litoral y con ello se abren frentes de dudas con respecto a la suerte que tendrá la comercialización de frutas y verduras proveniente de provincias como Entre Ríos, Corrientes, Córdoba y Chaco. 

El agua hace que gran parte de la producción tenga problemas de podredumbre. Como las zonas están anegadas cuesta cargar la producción, por lo tanto el costo de mano de obra de cosecha es mayor”, explica un productor entrerriano. La cruel ironía es que la zona posee una de las más grandes producciones, aunque los gastos ocasionados por mayor cantidad de mano de obra, hace que los precios de venta no bajen, y el agua no ayuda.

En otros casos, como la batata, las subas son evidentes. Estos cultivos por las lluvias aumentaron su precio en un 40% básicamente porque no se puede cosechar. La situación es más dramática en Santa Fe y San Pedro. Seguramente cuando mermen las lluvias los precios de la batata irán hacia la baje.

Para el dirigente Omar Carrasco, de la Unión Frutihortícola de Cuyo, la fruta proveniente de las zonas litoraleñas muestran señales de deterioro en su calidad y una merma productiva del 40% para cítricos.

“La fruta llega blandita, especialmente en mandarinas y naranjas, justamente por la gran cantidad  de agua, como así también tienen un sabor desabrido. La fruta que se está comercializando es la de cámara, que es de mejor calidad”, detalla Carrasco

El alza de precios no se produce porque la venta ha tenido una baja del 50%. “Hay menos hortalizas y verduras en los mercados mayoristas pero esta merma no es evidente porque no hay ventas; el consumo está en baja constante”, detalló Carrasco. A  modo de ejemplo detalla: un cajón de naranja de 18 kilos hace tres meses tenía un precio de $ 330 y hoy cuesta $ 300. Y grafica esa caída de valores comerciales a un solo mal: caída de ventas generalizada en los mercados mayoristas del país

“Estamos haciendo un relevamiento del impacto de las lluvias. No tenemos aún números concretos pero ciertamente hay una disminución en la producción, principalmente de frutas y, en este grupo, los cítricos del Litoral son los que más se resienten”

El impacto negativo para la matriz productiva del noroeste argentino es grande y uno de los primeros síntomas es el precio de su producción, que llega al resto del país con valores altos. Si las lluvias son intensas y no dan tregua especialmente en el Litoral, los problemas ocasionados por el agua de El Niño también han sido intensos en sus impactos en muchas provincias del resto del país. “En el primer caso, los hombres de campo siempre reciben el precio más bajo por su producción y los compradores finales deben pagar el precio más caro del mercado. La lluvia demuestra que esta vieja historia siempre es cíclica y se sigue repitiendo sin soluciones a la vista”, concluye un productor.