Lluvia débil
T 27.2° | ST 28° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Los vecinos de Sierra Grande decidirán si se instala la Central Nuclear

A pesar de que hay una Ley que prohíbe la energía nuclear en la provincia, el Intendente de Sierra Grande quiere que por medio de una consulta popular los vecinos decidan por el si o por el no a la planta. La energía nuclear produce contaminación ambiental.

Sierra Grande (Río Negro) tiene una realidad compleja, el fracaso del modelo minero dejó a la sociedad sin trabajo y sin esperanza. La ilusión de la energía nuclear ahora obnubila a los vecinos del pueblo quebrado, su Intendente Nelson Iribarren, defendiendo lo indefendible pretende que se instale la central nuclear en el pueblo. Quiere que los vecinos decidan en una Consulta Popular vinculante.

La polémica por la instalación de la Central Nuclear en Río Negro derivó en un escándalo político que frenó las aspiraciones del gobernador Alberto Weretilnek de continuar alineándose con el gobierno, masivas marchas en toda la provincia dejaron en claro que la sociedad no estaba dispuesta a permitir que la energía nuclear contaminara estas tierras. Tanto fue el golpe para Weretilnek que en las últimas elecciones no presentó lista. Para convencer a la ciudadanía, ratificó por Ley la prohibición de instalar la energía nuclear en su provincia.

Con los resultados de las urnas a su favor, el senador Miguel Pichetto, nacido en Sierra Grande, afirmó que la “energía nuclear es limpia” e incentivó al Intendente del pueblo patagónico para que se lanzara en la aventura de hacer hasta lo imposible por instalar la central en su pueblo. El lobby del senador seguramente no será gratuito. Esta semana el Intendente de Sierra Grande, Nelson Iribarren arrancó con su campaña pro planta nuclear.

El Jefe Comunal, según lo difunde el diario La Palabra, quiere que los vecinos sean los que decidan si los capitales chinos se instalan en Sierra Grande para construir una central nuclear. Para llevar a cabo esto, el Intendente espera que el Concejo Deliberante trate el proyecto de Ordenanza que abra la consulta popular. La comunidad de Sierra Grande no confía en los chinos, saben cómo son y las consecuencias que los empresarios de aquel país dejaron en la localidad. La empresa minera MCC, que aún controla la mina de acero, ha despedido a casi todos sus empleados. Siempre fueron pésimos pagadores y las condiciones laborales que plantean están cercas de la ilegalidad con respecto a la falta de seguridad. Muchos de los concejales, atentos a lo que pasó con la mina, ya adelantaron que votarán en contra de la idea oficial de la consulta popular. No obstante, el Intendente adelantó que si el Concejo no vota a favor sacará un decreto de necesidad y urgencia para que la Consulta Popular se haga.

En Río Negro hay una Ley que prohíbe la instalación de una planta nuclear, el voto popular marcaría un antecedente judicial para permitir que se haga. Según se pudo saber, la idea es conocer lo que piensa la población acerca de la “la posibilidad de la instalación de la planta energética nuclear en el ejido municipal de Sierra Grande” La consulta se haría los próximos 30 días, sería lo más “abierto y democrático posible”

Las plantas de energía nuclear están cerrando en todo el mundo y su construcción se desestima por ser una fuente de contaminación. Existen formas alternativas de generación de energía, como la solar y eólica que serían ideales para instalar en la estepa patagónica. El lobby chino es fuerte y sólo de esta manera se explica el empecinamiento de la clase política en volver a abrir un debate que ya se hizo y que su resultado fue contundente: el no a la energía nuclear.