Nublado
T 16.5° | ST 16.5° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

Miel de meliponas, un recurso clave de las comunidades de las yungas

Estudios desarrollados por investigadores del CONICET lograron describir los métodos de recolección y el uso que los pobladores de Baritú, Salta, hacen de la miel de las abejas meliponas locales. 

Tags

En la zona de las yungas salteñas algunas comunidades mantienen el hábito de recolectar colmenas de abejas nativas sin aguijón (meliponas) y emplean con fines medicinales y alimenticios tanto sus mieles, como pólenes, ceras y propóleos.

Estudios desarrollados por investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) lograron describir los métodos de recolección y el uso que los pobladores de Baritú, Salta, hacen de las meliponas locales. También se realizó una caracterización botánica de las mieles, lo que permitió determinar que estas abejas se alimentan principalmente de las flores de especies nativas, por lo que sus productos reúnen características únicas.

El objetivo de estas investigaciones científicas, que se desarrollan en conjunto con el Centro de Investigaciones y Transferencias de Jujuy (CIT, CONICET-UNJU), es valorizar y aprovechar el potencial que estos recursos tienen para la comunidad. 

La miel y el polen son usados como alimentos e ingredientes de bebidas y preparados medicinales, la cera para la fabricación de velas y los propóleos como elemento combustible en contextos rituales, según explicó Norma Hilgert, investigadora independiente del CONICET en el Instituto de Biología Subtropical de la provincia de Misiones (IBS, CONICET–UNaM).

El relevamiento de la relación entre los insectos melíferos y los pobladores de la localidad de Baritú en Salta comenzó en 2011. Uno de los estudios estuvo orientado específicamente a la caracterización botánica y geográfica de las mieles de la “mansita” (Plebeia intermedia), una de las especies de abejas meliponas más conocidas y valoradas localmente. Los exámenes cualitativos revelaron que esta especie utiliza como fuente de alimento principalmente árboles nativos. 

Los pobladores yungueños que participaron de este estudio practican la agricultura familiar y la ganadería de trashumancia. Su economía familiar es de subsistencia y la mayoría de los productos que obtienen de las meliponas son empleados para el autoconsumo. Sin embargo, en algunas familias las mieles adquieren una importancia particular, ya que se utilizan como elemento de trueque con otras comunidades.

Desde un proyecto en ejecución en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación se está gestionando la incorporación al Código Alimentario Nacional de la miel de la Tetragonisca fiebrigi (jatei), otra especie de melipona presente en el norte de Argentina, para generar la posibilidad de avanzar en la comercialización del producto como un recurso prácticamente exclusivo de estas comunidades.