Despejado
T 10.2° | ST 10.2° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Multan a la pastera UPM por contaminar el Río Uruguay

En noviembre pasado hubo "un episodio" en la pastera que la empresa finlandesa UPM tiene en Fray Bentos, cuando vertió una cantidad excesiva de fósforo al río Uruguay, para las autoridades ambientales uruguayas esto es "común".

El tiempo le termina dando la razón al pueblo y a los asambleístas de Gualeguaychú cuando advertían que la pastera que Uruguay permitió hacer en Fray Bentos iba a contaminar el Río Uruguay. La empresa UPM, a cargo de la planta, deberá pagar 382.000 pesos argentinos por contaminar con altos niveles de fósforo el río. La cifra, insignificante teniendo en cuenta el daño al medio ambiente y a las ganancias de la empresa, resulta de la Ley uruguaya.

Según difunde El Dia de la localidad entrerriana, el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvtoma) de Uruguay multó en 500 unidades reajustables a la empresa finlandesa UPM por verter “sustancias contaminantes” sobre el río Uruguay. La cantidad de estas sustancias superan lo permitido por las leyes del vecino país.

La Dirección de Medio Ambiente informó que en noviembre pasado hubo “un episodio” en la pastera de UPM, cuando se registró una anomalía en los parámetros medioambientales permitidos sobre el río Uruguay. Este episodio tuvo que ver con un exceso de fósforo que la empresa expulsó al río. Según UPM, el evento “fue corregido”. La multa que se le aplica es por este hecho.

El ministro del Mvtoma reconoció que es “muy común” que sucedan estos hechos, y queriendo minimizar el episodio, aclaró que “en general es por muy poco que se superan los límites de contaminación. Si fueran mayor, la multa sería más cara”. La empresa, que expresó que está llevando a cabo “tareas correctivas” aseguró que procura que no se vuelva a repetir el vertido de fósforo sobre el río. Para los asambleístas entrerrianos la multa aplicada les resulta una broma pesada, para ellos el río está en peligro y se confirma lo que advertían desde el principio de este conflicto: que la pastera iba a contaminar.