Nublado
T 15.4° | ST 15.4° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Cultura - nota

Muralistas de todo el mundo intervinieron treinta fachadas en La Boca

Artistas urbanos de todo el mundo intervinieron viejos edificios y fachadas de galpones y fábricas en La Boca dentro del evento "Ciudad Emergente" donde se mezclaron actividades de gastronomía, arte y ecología. Estuvimos allí y te mostramos cómo el arte puede revalorizar viejas construcciones.

Tags

Fotos: El Federal

Con el propósito de revalorizar frentes de viejas fábricas y galpones, edificios y paredones de La Boca terminó esta semana “Color BA” dentro del encuentro “Ciudad Emergente” que reunió propuestas artísticas callejeras, gastronómicas y ecológicas. Con epicentro en los alrededores de la Usina del Arte, La Boca volvió a ser un barrio en donde el color dominó todas las actividades.

“Color BA” congregó a reconocidos creadores de arte urbano de Argentina, Holanda, Inglaterra, Italia, Australia, Japón y España. Estaban disponibles 30 fachadas que fueron los enormes bastidores donde los artistas urbanos pintaron diseños que de ahora en más formarán parte del patrimonio artístico de un barrio en donde el arte se puede ver en cada esquina, con el ensayo de una banda, la presencia de un escultor trabajando o la figura de un pintor tratando de hallar la luz dorada del amanecer sobre el legendario puente transbordador de La Boca.

A cada artista se le asignó una fachada. La Boca hasta mediados del siglo pasado fue sede de fábricas, curtiembres, metalúrgicas y talleres navales, estos grandes edificios constituyen, junto con los conventillos una marca indiscutible de este barrio con identidad propia. Estos fachadas, viejas y descascaradas, son las que se eligieron para que fueran intervenidas con diseños de vanguardia y algunos con temática social.

Los artistas internacionales que trabajaron sobre estos viejas paredes son son Millo, de Italia; Camille Walala, de Inglaterra; James Rekka, de Australia; Nase Pop, de Holanda; Felipe Pantone, de España; Mina Hamada, de Japón; y Telmo Miel, de Holanda. De nuestro país fueron seleccionados Martín Ron, Ever, Marima Zumi, Amor, Pastel, Lucas Parbo, Chu Doma, Mart Aire, Poeta, Gordo Pelota, El Marian, Milu Correch, Gualicho y Pedro Perelman, entre otros.

Federico, uno de los artistas que intervino una fachada de un galpón a unos metros de la Usina del Artes, comentó: “Poder intervenir estos espacios es dejar una marca en la ciudad que ayude a pensar que las cosas pueden verse de otra manera. Lo más complejo para un trabajo con esta técnica son los días que se demora en prepara las plantillas, una vez listas la obra se puede pintar en dos jornadas. Lo bueno de esto es que no se trata de obras aisladas, sino que somos muchos los que estamos interviniendo y las obras van a dialogar entre sí”, expresó el artista considerando la idea que llevó a realizar “Color BA”, que las 30 obras configuren a partir de ahora un corredor de arte urbano único en el país.

La Usina del Arte ha cambiado la dinámica de La Boca, trayendo propuestas pioneras y de vanguardia. Ferias de productos orgánicos, bandas de música, teatro y conferencias han virado la brújula cultural de la Ciudad de Buenos Aires. “Nuestro trabajo se concentraba en Palermo que es un barrio donde en general los seis integrantes del grupo podemos transitar para ir manteniendo o modificando las paredes, pero este es un desafío que nos atraía porque es un barrio dónde no habíamos trabajado y porque podíamos hacerlo junto con muchos otros artistas que están acá”, comentó un miembro del grupo Paste Up, quien también trabajó en una fachada, “nuestra técnica es distinta a la de los otros muralistas que están interviniendo acá, porque lo que hacemos es pegar recortes de papel; esto hace que la obra dure menos y tengamos que ir interviniéndola con el correr del tiempo”

Este iniciativa continuará en diciembre pero a partir de hoy ya se pueden disfrutar treinta murales en las calles de La Boca, algunos de grandes dimensiones que marcan un camino sobre cómo revalorizar lugares abandonados o en malas condiciones para transformarlos en un proyecto artístico.