Despejado
T 30.9° | ST 30° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Naturaleza - nota

Murieron 19 cóndores por envenenamiento en Jujuy

19 ejemplares de cóndor andino fueron hallados en la localidad de Rinconada, provincia de Jujuy, y fallecieron por envenenamiento al comer una vicuña colocada intencionalmente.

19 ejemplares de cóndor andino fueron hallados en la localidad de Rinconada, provincia de Jujuy, y fallecieron por envenenamiento al comer una vicuña intencionalmente colocada por los lugareños para controlar especies predadoras.

La directora ejecutiva del programa de conservación Cóndor Andino, Vanesa Astore, explicó que nunca antes había sucedido algo similar: “Hace 25 años que venimos trabajando en la conservación del cóndor y éste es un hecho que no tiene registro en nuestra historia“.

Para ejemplificar la dimensión de la pérdida, Astore indicó que el número de cóndores muertos en este episodio “es casi la mitad de los que se pueden encontrar en vida silvestre en Ecuador”, y explicó la función vital de estas aves carroñeras en el ecosistema.

Astore dijo que viajó con técnicos del Ministerio de Ambiente de Jujuy y otros a ver el campo, a unos 5.000 metros de altura, donde “los ejemplares estaban dispuestos alrededor de aparentemente un herbívoro que parecía una vicuña muerta” y estimó que “puede ser la que tenía el veneno”, posiblemente “sebo tóxico”, según los datos que tiene el programa y los casos analizados.

“No tenemos registros históricos porque nunca hemos encontrado esa cantidad de cóndores muertos. A lo sumo hemos encontrado dos o tres ejemplares muertos por envenenamiento en Jachal”, apuntó.

La experta señaló que “por lo general la gente de campo mata algún herbívoro con la intención de que vaya algún cazador carroñero a comer”, en este caso la vicuña.

El envenenamiento de animales “es una práctica muy peligrosa que puede generar hasta muerte de las personas, como por ejemplo algún perro que coma un animal con veneno lo que le genera sed, va a la aguada y si se muere allí, termina envenenando también el agua que después consumen las personas y otros seres vivos. Realmente es una práctica que pone en jaque todas las formas de vida”, alertó.

El cóndor “es un limpiador fundamental del ambiente: si un animal de ganado doméstico muere por alguna enfermedad, cuando baja este gran carroñero evita que esa enfermedad se propague, porque él se lo puede comer y no le pasa nada”, afirmó.