Despejado
T 21.1° | ST 21.1° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Alimentación - nota

Nilus, una plataforma que une comedores sociales con donantes de comida

La app es simple: un restaurante o particular avisa que tiene comida para donar, activa una alerta y del otro lado está el comedor que necesita esa comida. Un chofer lleva el pedido y de esta manera se evita el desperdicio de alimentos. La app será lanzada en el 2018.

La idea de Nilus es brillante y necesaria: es una plataforma que conecta a comedores sociales con donantes de comida, como supermercados, empresas y restaurantes, creando un puente para que el excedente de comida que producen estos lugares, y que de otra manera terminaría en la basura, pueda llegar a lugares donde se la necesita.

El objetivo es terminar con el hambre. Nilus es un sistema nacido en Rosario, y por medio de una aplicación una empresa o particular informa sobre un excedente de comida que tiene y que quiere donar, activa un alerta y del otro lado está un comedor comunitario, que puede ponerse en contacto y solicitar esa comida. El envío se hace con choferes que se anotan en la plataforma y que permiten que la comida llegue en tiempo y forma al comedor.

“Una vez que se concreta el pedido, la app le avisa a los choferes que tienen un viaje para hacer que pueden aceptar o no. Si lo aceptan, van hasta el lugar indicado por el donante, le sacan una foto a la mercadería y la transportan hasta el comedor, donde le saca otra foto, y los responsables tienen que dar conformidad“, comentó a la prensa Mario Roset, miembro del equipo de Nilus.

Los comedores pagan un precio simbólico de cinco pesos por kilo de comida, y el viaje que realiiza el chofer con la comida hasta el comedor, no tiene costo para el comedor. Pero el chofer cobra por su servicio, gasto que absorbe la app. Para Roset, la idea también ocasionará generación de empleo. La app necesitará de choferes. “Este proyecto aprovecha lo que ya existe. Se desperdicia comida y había que encontrarle la vuelta, nosotros tenemos el ‘saber como’ sobre la tecnología”, detalló Roset. La app está en estado de desarrollo, pero avanzado. Usa geoposicionamiento, ayudado por Google Maps, de esta manera se evita perder tiempo, fundamental para que la comida llegue lo antes posible a destino.

El problema de la pérdida y desperdicio de alimentos es grande en la Argentina. Nuestra plataforma conecta actores que van a desechar alimentos en perfecto estado con aquellos que más lo necesitan. Con tecnología, evitamos que miles de toneladas de alimentos se desperdicien, generando, en el proceso, fuentes de trabajo”, explicó Ady Beitler, miembro del equipo. El proyecto fue incubado por la ONG Wingu, y fue uno de los elegidos en el “Desafío Google.Org“, una iniciativa que premia proyectos con base social con 350.000 dólares.

“Para nosotros, el premio de Google es una legitimación de nuestro trabajo”, comentó Roset. El equipo de Nilus tiene colaboradores en Washington, Rosario y Buenos Aires. Tienen planeado lanzar la app en el 2018. El mayor escenario que manejan es poder dar 120 millones de platos de comida en cinco año, para llegar a esta cifra se habrán rescatada casi 30 millones de kilos de alimentos, que podrían dar de comer a 239.000 personas.