Llovizna débil
T 10.9° | ST 10.9° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - El Campo - nota

Polémica en Tornquist por uso de agroquímicos

El Concejo Deliberante trata una ordenanza que, de aprobarse, permitirá el uso de agroquímicos a 50 metros de las zonas habitadas, mientras que contempla que los aviones aplicadores deberán pasar a más de 2000 metros. Los ambientalistas ya advierten sobre los posibles riesgos.

Tags

Cuando se habla de fumigación con agroquímicos, se ponen sobre la mesa varias cuestiones: las polémicas aplicaciones aéreas y la deriva -como los fumigadores le llaman a los daños colaterales que provocan los aviones que repartes los venenos en las ciudades-, del tipo de aplicación y de la responsabilidad que debería tener quien hace ese trabajo. De lo que no se habla es de la gente que puede sufrir –que está sufriendo- el vacío legal nacional y provincial respecto de la distancia a partir de la cual se puede fumigar, respecto de la zona urbana.

Ese hueco produce un nuevo y polémico capítulo que, milagrosamente, unió por primera vez a los concejales de dos fuerzas políticas antagónicas: el Frente para la Victoria (FPV) y el Frente Renovador presentaron un proyecto de ordenanza municipal en el sureño partido de Torquist para regular la aplicación de agroquímicos: los que se aplican en tierra pueden hacerse a más de 50 metros de los zonas urbanas, mientras que la fumigación aérea debe hacerse a dos mil metros de las regiones pobladas.

Los convocaron a técnicos del INTA, referentes de la Asociación Rural y funcionarios locales y provinciales antes de elaborar el proyecto de una actividad que no se encontraba regulada en Torquist. El concejal del bloque oficialista del FPV, Víctor Antón, sostuvo que la iniciativa fue fruto de “un año de intenso trabajo”, en el cual recibieron asesoramiento de técnicos de las carteras agropecuarias provincial y nacional, así como también del Ministerio de Salud.

“El proyecto habla de una distancia mínima de 50 metros entre cualquier centro poblado y el área a fumigar. Nosotros denominamos a dicha área como zona de protección urbana”, dice el concejal. La iniciativa -recordó- también contempla que, fuera de esa zona de protección, en un radio de 1.000 metros sólo se puedan aplicar los agroquímicos nomenclados por el Senasa como clase III y IV, que son los menos tóxicos. Recién a partir de los 1.050 metros se podrá aplicar los clase I y II.

La ONG Ambiente Comarca salió al cruce contra este proyecto de ordenanza, al que consideró “regresivo”. Según la entidad, las distancias fijadas no evitarán que los agroquímicos lleguen a las zonas pobladas. “El proyecto es retrógrado, porque desprotege la salud de la gente”, habían señalado directivos de la entidad. Lo comparan con las legislaciones en otros municipios o provincias. “No existen antecedentes de otras normativas que descuiden en tal magnitud la salud de las personas”, manifestaron.

Las fumigaciones aéreas, en tanto, deberán realizarse a 2.000 metros de áreas urbanas y reservas naturales. “El proyecto también regula la inscripción de los aplicadores y los trámites que deberán realizar en el municipio y ante la Provincia”, detalló Antón.