Despejado
T 16.5° | ST 16.5° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sustentable - nota

Promueven el desarrollo de la biomasa en La Rioja

Funcionarios y especialistas en energías renovables concretaron la primera actividad de promoción y desarrollo de la biomasa con fines energéticos en La Rioja, cuya capacidad de cultivos genera potencial para diversificar la matriz.

Se desarrolló en La Rioja “la primera actividad en políticas y acciones de desarrollo de energías alternativas” a partir de una nueva posibilidad de energía renovable como lo es la biomasa, en el marco del Programa Nacional de Promoción de la Biomasa, ejecutado y financiado a nivel nacional por el Ministerio de Agroindustria de manera conjunta con el Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

De la actividad participaron el ministro provincial de Producción, Fernando Rejal; los secretarios de Ciencia y Tecnología, Javier Tineo y de Ambiente, Santiago Azulay; el director de Bioenergía de la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio de Agroindustria, Miguel Almada, y el coordinador nacional del Proyecto para la Promoción de Energía derivada de biomasa, Enrique Gehan.

El ministro Rejal, al referirse a la vinculación de los productores locales con la energía de la biomasa seca, señaló que “es una nueva posibilidad de aprovechar nuestro recursos, que son un pasivo ambiental, para la obtención de energía”.
“En nuestra provincia los principales cultivos son el olivo, la vid y el nogal, y sus residuos pueden ser utilizados para la obtención de energía y en La Rioja se encuentran plantadas unas 27 mil hectáreas de olivos, de donde se pueden disponer de alrededor de 70 a 80 mil toneladas anuales de (poda) biomasas, lo que puede generar entre 5 y 7 megas de energía” precisó.

Por su parte, Tineo indicó que La Rioja “tiene una seria expectativa con este proyecto a raíz de estudios previos sobre el potencial en nuestra provincia”, y que “Además, La Rioja tiene interés en profundizar sobre el proyecto, principalmente para diversificar la matriz energética involucrando la biomasa, que es el aprovechamiento del residuo agroforestal y con esta primera actividad,comprometer a los sectores académicos, científicos, técnicos y profesionales, además de brindar viabilidad y rentabilidad a los productores locales”.

En tanto, Almada sostuvo que “no solo de la biomasa se genera energía, sino que además se obtienen subproductos que hacen a la llamada bioeconomía“, y detalló que a nivel nacional, “la matriz energética se compone solo con un dos por ciento de energías renovables, en donde se encuentran la eólica y la solar y por este motivo hay una proyección de aumentar esta cifra al 20 por ciento para el año 2025″.

El funcionario reseñó que “hay varios proyectos bioenergéticos. En el último llamado a licitación que hizo el Ministerio de Energía, que es el plan Renovar 2, se presentaron alrededor de 20 proyectos, un año antes solo se habían presentado 3, y hay en cartera 120 proyectos con potencial que hemos identificado”.

La finalidad es diversificar la matriz energética, acompañando el proceso productivo y además procurando alternativas que amortigüen el impacto de las tarifas y la disposición energética para la industria y la producción aseguró.

El curso se dictó en el salón auditorium de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y contó con la participación de más de 200 inscriptos.