Despejado
T 21.5° | ST 21.5° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Proteccionistas de animales se manifestaron en el local de Victoria Vanucci

En los últimos días se difundieron imágenes muy crudas donde se ve a la modelo Victoria Vanucci y su pareja el empresario Matías Garfunkel posar sonrientes con animales muertos recién cazados. Distintas organizaciones proteccionistas de animales y vecinos autoconvocados fueron a manifestar en contra de esta práctica brutal en el local de ropas que la modelo tiene en el barrio de Palermo (Buenos Aires)

 

Tags

“Caza es asesinato, Vanucci y Garfunkel asesinos”, “Liberación animal”, “Ni uno menos – no a la caza”.  Fueron algunas de las frases que distintas organizaciones proteccionistas de animales y vecinos autoconvocados pegaron en la vidriera del local que Victoria Vanucci tiene en en el barrio de Palermo en la Ciudad de Buenos Aires. Las fotos que se difundieron en los medios en donde se la ve a ella y su pareja posando sonrientes con animales muertos, recién cazados, causó un rechazo unánime en toda la sociedad.

La modelo Victoria Vanucci y el empresario Matías Garfunkel fueron el centro de críticas de toda la sociedad que vio con indignación las fotos que se difundieron y que los mostraba posando con armas delante de un león, ciervo, hipopótamo y otras animales salvajes en África, que mataron por placer en un viaje organizado especialmente por una empresa que se dedica a vender esta clase de travesías con el único fin de matar animales en cautiverios.

“La caza es una realidad terrible, no sólo en África, también en nuestro país, sobre el zoológico de Luján, por ejemplo, pesa la sospecha de que la cría y reproducción de grandes felinos está relacionada con esta actividad cobarde y repudiable llamada la caza enlatada“, comento a la prensa Malala Fontán, de la ONG Sin Zoo, mientras se manifestaban en el local de Vanucci.

Fontán contó cómo funcionan estos viajes donde personas con graves problemas en su psiquis pagan enormes sumas de dinero para matar animales.  Se llama “caza enlatada”, a la manera en la que es preparada esta escenografía donde el fin es la muerte. En África hay cotos de caza que crían animales y que en determinadas épocas del año son “liberados bajo efectos de drogas” para que sean una presa fácil para los clientes pueden sentirse ensoberbecidos de valentía al jalar un gatillo y matar a un león narcotizado.

La empresa que organiza esta clase de travesías se llama SkyHunting. El concepto es simple y macabro: la cabeza de cada animal sale dinero, y mucho.  “Matar un elefante cuesta 40.000 dólares, asesinar un león, 8.500, un rinoceronte 12.000. Si pagás ese dinero, te garantizan que te llevás la cabeza del animal“, afirmó la proteccionista.

Entre las organizaciones que se manifestaron en el local de la modelo, estuvieron el colectivo artístico Voicot, la ONG Cascote un Perro Macanudo y vecinos que se autoconvocaron bajo un sentimiento común: el rechazo a la muerte de animales. “Caza es asesinato, Vanucci y Garfunkel asesinos”, “Liberación animal”, “Ni uno menos – no a la caza”, fueron algunos de los afiches que se pegaron en la vidriera donde se exhiben costosas prendas. “Repudiamos lo que vimos ayer, las fotos de esa gente con caras sonrientes generan mucho dolor, es hora de que le demos a los animales los derechos que deben tener como seres que sienten”

Estamos haciendo un escrache pacífico, pegamos los carteles para que queden como wwwigos durante el fin de semana y convocamos a la gente para que se acerque durante la semana a los locales de BGH -una de las empresas de Garfunkel – para repartir folletos a los que entran y salen“, invitó Fontán.

“Garfunkel tiene una causa por tráfico de obras de arte, por desfalco y tiene problemas con empleados echados de sus empresas sin indemnización. Donde hay maltrato animal, hay maltrato humano” Trabajadores de prensa conocen muy bien a este empresario que supo recibir más de 1000 millones de pesos en pauta publicitaria en la última década, y que, en el primer mes de no recibirla más, decidió no pagar más a sus empleados.