Nublado
T 16.5° | ST 16.5° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Raúl Alvarez, el hombre de los tres mil autos

Raúl Alvarez vive en Viedma (Río Negro), conduce todos los días un programa de radio llamado "Versión Original", aunque todos los conocen por su pasión por los autitos de colección. Tiene más de tres mil. Conocé su historia.

Tags

Raúl Alvarez dedica su vida a coleccionar autos en miniatura, vive en Viedma (Río Negro), pero su cabeza busca modelos de autos en todas partes del mundo. Todas las mañanas conduce el programa “Versión Original” por LU 15 de Viedma, su audiencia sabe de su hobby y muchas veces le acercan a la radio algún autito. Tiene más de tres mil, que guarda en su casa en estanterías, formando una colección única en el país.

Como todo coleccionista hay piezas que tienen un significado especial, destacándose del resto. “El Chevrolet 7 de Oro de Roberto Moura que fue moldeado a mano, en aluminio, y pincelado por una persona de Los Toldos en Carlos Casares”, afirma Raúl, quien también destaca su versión en miniatura del Falcón Futura y la Coupe Chevy, aunque uno de los fetiches más preciados sea el casco de Ayrton Senna, “Es la réplica 87 de una serie de 1000”, afirma con orgullo.

Las estanterías muestras autitos de chapa y de madera, estos materiales parecieran ser las únicas condiciones para entrar en el catálogo de Raúl. “Son miles de anécdotas”, afirma al observar su colección. Los clásicos “Duravit” son un capítulo aparte en esta pieza donde reina el órden.

Yo aprendí a leer con la revista Corsa. Mi pasión por los autos nació en aquella época. Mi vieja me contó que desde los 5 años me mandaba a hacer mandados y yo iba con la tapa de una hoya, jugando a que manejaba”.

“Muchísimos de estos autos me los regalan los oyentes, algunos también vienen a ver mi colección. No la tengo abierta a todo público pero es mi hobby, nunca le di la importancia que le dan acá, hasta en términos económicos”, comenta.

La colección de Raúl además de autos también incluye tractores y máquinas viales. Hay un tractor John Deer que lo emociona: “Te los regalaban junto al tractor que se compraba para laburar”. También tiene taxis del mundo y autos de rally. “Pero mi gran orgullo es este Formula 1”, hecho con sus propias manos.

Un hobby es una obsesión que acompaña toda la vida. No hay forma de escapar a esa clase de curiosidad que puede más que todos los deseos, y siempre hay una pieza que se convierte en un fetiche, en algo que hay que hallar cueste lo que cueste y que reafirma la fuerza del propio hobby. “Me falta la reproducción del Ford Mondeo”, reclama para el mundo Raúl Alvarez.  Cuando lo encuentre, inmediatamente aparecerá otro modelo “inconsegible” que lo desvele.