T ° | ST °
Revista el Federal - Actualidad - nota

Realizaron un “semillazo” contra la modificación de la Ley de Semillas

Organizaciones agrícolas advierten que el Gobierno Nacional, la Sociedad Rural y las semilleras multinacionales como Monsanto-Bayer buscan limitar el uso libre de las semillas.

Organizaciones agrarias representativas de la agricultura familiar y campesina realizaron un “semillazo” frente al Congreso de la Nación para manifestarse en contra de la modificación de la Ley de Semillas, que busca privatizar las semillas benficiando a empresas como Monsanto-Bayer.

En la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados hay cinco proyectos presentados y un borrador propuesto por el Ejecutivo, que todavía no circuló oficialmente. Las organizaciones agrícolas alegan que la intención del Gobierno Nacional, la Sociedad Rural y las semilleras multinacionales es limitar el uso libre de las semillas, para que las multinacionales recauden más para, supuestamente, mejorar la tecnología. La realidad es que el paquete tecnológico de agrotóxicos y semillas transgénicas no mejora; genera más dependencia, es cada vez más caro y contamina.

Quienes controlan las semillas, controlan la agricultura y la alimentación”, sostuvo Nahuel Levaggi de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT). Desde la organización de pequeños productores, que reúne miles de familias en todo el país, explicaron que no hace falta ninguna modificación.

Según dice el borrador, empresas podrán apropiarse de semillas bajo la figura de la propiedad intelectual y el Instituto Nacional de Semillas (INASE), en uso de poder de policía, podría acceder a los campos.

Como explican desde la UTT, la modificación a la Ley de Semillas actual (N° 20.247) crea un mecanismo de renta que fortalecerá la posición dominante de tres empresas multinacionales que controlan el 59,8% del mercado global de semillas. Hoy, luego de las fusiones de los últimos años, Monsanto-Bayer controla el 29,3%, Dow-Du Pont el 21,3% y Syngenta-ChemChina 9,2%. Junto a BASF, las mismas controlan el 65% de las ventas mundiales de agrotóxicos.

Los pequeños y medianos productores solicitan que la nueva Ley de Semillas garantice:

– La participación decisiva de las organizaciones agrarias de agricultura familiar campesina y pueblos originarios en los órganos estatales y comunitarios que arbitren sobre la producción agrícola en nuestro país.

– Mantener el uso propio como derecho del agricultor.

– Marco específico para los agricultores familiares.

– Definiciones de semillas nativas y criollas para resguardarlas, la promoción de producciones agroecológicas y la preservación de la biodiversidad de nuestros territorios.

– Declarar de orden público las disposiciones de la Ley relativas a derechos y limitaciones.

– El derecho de nuestros pueblos a nutrirse soberanamente: las semillas son fuentes de alimento y de salud; es por esto por lo que debemos decidir qué plantamos, qué sembramos, con qué nos alimentamos.

– Declarar la invalidez de condiciones abusivas en la compra de semillas.