Lluvia
T 18° | ST 18° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Alimentación - nota

Rescatan frutas y verduras desechadas por su aspecto

Varios proyectos de diferentes países del mundo empezaron a comercializar frutas y verduras "imperfectas", es decir, aquellas que no cumplen con los estándares del mercado por su tamaño, color o forma.

Tags

Con el objetivo común de no desperdiciar alimentos, diversas iniciativas en el mundo intentan romper con los habituales estándares de “calidad estética” que se exige a frutas y verduras, como su tamaño, forma o color, lo cual impide que puedan comercializarse en supermercados.

En Estados Unidos, por ejemplo, tres emprendedores crearon una compañía startup bajo el nombre ‘Imperfect’, cuyo negocio es comercializar estas frutas y verduras “imperfectas”. Por otra parte, en Alemania se destaca una campaña que crearon tres estudiantes llamada ‘Ugly Fruits’ (frutas feas), que consistió en difundir en los medios de comunicación imágenes graciosas de frutas deformes para aumentar la visibilidad de estos productos y que los consumidores se familiaricen con estos. Varias empresas británicas y una cadena de supermercados de Austria también se comprometieron a ser más inclusivos con estos alimentos.

Otro proyecto alemán se llama Querfeld y consiste en ir a buscar los vegetales más “estéticamente feos” directamente a los productores locales, antes de que estos los tiren a la basura. Así, compran los productos a menor costo y luego los revenden. Durante 2015 este emprendimiento consiguió evitar la pérdida de 10 toneladas de frutas y verduras.

En Francia, una cadena de supermercados implementó la campaña “Inglorious fruits & vegetables” (frutas y verduras no gloriosas), que consiste en la promoción de productos que habrían sido descartados por los productores por razones estéticas. Entonces los coloca en góndolas especiales y los vende con un descuento.

Todos estos emprendimientos tienen múltiples beneficios, ya sea reducir el desperdicio de alimentos, aportar un ingreso extra a los productores que no habrían podido vender los productos en el circuito tradicional y ofrecer al consumidor alimentos a un precio más bajo. 

Estos alimentos aparentemente feos, no tienen absolutamente nada malo. Quienes hayan cultivado frutas o verduras en su casa, ya sea en macetas o en una huerta, seguramente notaron que no todos los alimentos obtenidos lucen perfectos, y sin embargo esto no afecta a su calidad porque son igualmente sanos.