Despejado
T 24.8° | ST 26° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Turismo - nota

Saltos Maravillosos

La saga rutera se mete en el corazón misionero: El Federal entra en Aristóbulo del Valle y en el Parque Provincial Salto Encantado. El emblema de la provincia cobra fama mundial al ser consagradas las Cataratas como una de las nuevas siete maravillas naturales del mundo.

Tags

Cuenta una leyenda guaraní que el salto Encantado surge de un amor que tuvo un final trágico. Casi como la historia de Romeo y Julieta, pero en el corazón de la selva misionera. A dónde llegó El Federal buscando historias para contar en la saga rutera que unirá la selva de Misiones con la yunga de Salta y Jujuy. Dice la leyenda además, que había una joven hermosa de una comunidad guaraní, llamada Yete-í, hija de un cacique, que se enamora de un joven, también bello, Cabure- ì, también hijo de un cacique de otra comunidad. Como ambos grupos mantenían viejas disputas, al trascender este amor,  lejos de acercar a las familias, profundizó las rencillas y se libró un combate. Cuando la violencia entre las familias llegó al máximo, la joven, temiendo por la vida de su amado, se interpuso para que él no resultara herido con las flechas que disparaban ambos grupos en lucha. Y quiso el destino que se desatara la tragedia cuando los jóvenes resultaron heridos y en la desesperación se trenzaron en un abrazo para morir juntos.
Fue así que su Dios, Tupá, creó en su homenaje el salto Encantado. Es el más importante de la región que abarca el partido de Aristóbulo del Valle, ciudad donde nació el actual gobernador, Maurice Closs. Pero además son entre 80 y 100 saltos los que pueblan la zona, lo que le da el título de Capital del Salto y las Cascadas. La cascada es la caída del agua que arrastra el arroyo Cuña Pirú, que al llegar al borde del escalón trazado por el suelo, desciende en una fina cascada desde los sesenta metros. Si uno decide caminar por la zona de los alrededores a través de senderos especiales entre la espesura también podrá conocer otros saltos de gran fama por su belleza natural. Así, las sorpresas que revela a su paso la selva son siempre desde su corazón de naturaleza virgen.
La cascada Alegre, que se desploma desde 13 metros; el salto Armonía; salto Piedras Blancas y el salto San Bernardo, que cae sobre el arroyo Barrero Viejo desde 30 metros  son parte de los más conocidos a los que se puede llegar y admirar. Quién no haya visitado el lugar todavía, debe saber que unos meses atrás nomás se inauguró el centro de interpretación y servicios, donde un hall vidriado permite ver la postal en un punto panorámico imperdible. Uno se puede sentar a disfrutar de un refresco, mirando el salto Encantado y estirar un brazo para tocar el trono de una de las especies típicas de la selva. Los árboles fueron respetados a rajatabla y permanecen en su sitio, lo que hace espectacular el bar y restó. Además, las miniboutiques del sitio guardan artesanías delicadísimas de la región y libros sobre la avifauna y la biodiversidad de la microrregión y el Corredor Verde. La historia y los pioneros también están presentes en publicaciones editadas a nivel nacional y local.
 El camino y la ruta para llegar a la localidad de Salto Encantado, que alberga esta reserva provincial revela en su trayecto sembradíos de hace un siglo, cuando llegaron  colonos ucranianos, alemanes, polacos, hacia 1920, y desarrollaron la zona. Té, yerba mate, reforestación y un poco de ganadería y también tabaco. En realidad los primeros colonos se asentaron sobre las colonias de cerro Azul, Bompland y Colonia Mecking, que es hoy Leandro N. Alem. Cuando construyeron la ruta nacional 14 se funda la colonia Aristóbulo del Valle, con el nombre de uno de los creadores de la Unión Cívica Radical y con los inmigrantes que fueron llegando entre las décadas del 30 y el 40 del siglo pasado.
Hoy, cuando uno transcurre por los caminos, ve el recorte perfecto entre los campo de té, perfectos y alineados y, al fondo, la selva que se yergue para no morir. La historia es que en la misma cabecera del partido, sobre la ruta, Aristóbulo del Valle estrena un complejo turístico donde está la oficina del área y una seria de locales que venden artesanías. Hay hoteles de diferentes categorías porque aquí llegan desde siempre los misioneros de los alrededores como Jardín América o Campo Grande, entre otras ciudades.
Para quienes recorren el corazón misionero, es la selva, la gente y la historia la que perdura en el alma y forma un maridaje en la travesía que se emprende para conocer la profundidad de una de las regiones de mayor diversidad del planeta