Despejado
T 30.9° | ST 30° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

San Juan: alumnos crearon una huerta que abastece al comedor escolar

Los alumnos trabajan la tierra en forma voluntaria, la huerta abastece al comedor escolar y la producción excedente la donan. La huerta ayuda a concientizar acerca de las buenas prácticas agroecológicas.

Alumnos de entre 12 a 15 años de la Escuela Pellegrini de San Juan decidieron llevar a la práctica un sueño que tenían: ocupar una pequeña parcela de tierra para convertirla en una huerta para aprender a trabajar la tierra y abastecer de alimentos sanos al comedor de la escuela. La idea resultó exitosa, las plantas crecen fuertes y sanas. Todos los días, en forma voluntaria, los alumnos mantienen la huerta.

La idea surgió como un proyecto escolar que tenía como finalidad aprender a valorar lo que la naturaleza le da al hombre cuando la cuida y la trabaja con prácticas agroecológicas. Un curso que tuvieron con técnicos de Prohuerta de INTA fue el disparador para comenzar a visualizar la huerta. Al poco tiempo los alumnos socializaron la idea de hacerla, propuesta que fue aceptada de inmediato por las docentes.

“Los chicos se pusieron a trabajar con nosotras muy entusiasmados. Todo empezó con 4 o 5 bordes que hicieron los alumnos y luego este año se amplió. Realmente es una producción sorprendente“, comentó al diario La Provincia, la directora Marcela Mendoza, quien además destacó que la escuela no tiene orientación agrotécnica sino de sociales y artes. En el año 2016 la huerta medía 4 metros por 4 y pudieron producir acelgas y tomates. Este año se extendió hasta los seis metros, y ya pudieron cosechar zapallitos, rabanitos, acelga y tomate, el proyecto es poder agrandar aún más la huerta para el 2018. Las verduras abastecen al comedor escolar y el excedente lo donan.

“Lo bueno de esto es que no es obligatorio, ellos mismos se ofrecen para ayudar. A veces uno pasa y ve algunos jóvenes regando. Eso se valora porque nadie los mandó”, detalla la docente Marcela Leiva. “Sorprendió cómo trabajaron los chicos. Lo bueno es que ellos aprenden a querer el lugar en el que permanecen tanto tiempo“, destacaron.  “El año pasado comenzamos con el riego por goteo para los cactus. Ahora queremos hacer un poco de parquización y continuar con la huerta. En cuanto el agua, siempre es bueno ver el uso adecuado y por eso queremos hacer el riego por goteo”, se involucra la directora.

La huerta le da a los alumnos un sentido de responsabilidad alimentaria y refuerza el sentido de pertenencia de ellos hacia su escuela, fundamentalmente conocen y se empoderan de métodos agroecológicos que pueden transmitir y enseñar, promoviendo las buenas prácticas de manejo responsable de la tierra y el agua.