Despejado
T 30.9° | ST 30° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Ciencia y Tecnología - nota

Un argentino participó del descubrimiento de un nuevo sistema planetario

Un investigador del CONICET participó del hallazgo este sistema extrasolar que está compuesto por al menos tres planetas con características similares a las de la Tierra y orbita en torno a una estrella cercana.

El investigador adjunto del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técncias (CONICET) en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE, CONICET – UBA) Rodrigo Díaz, es uno de los autores de una investigación publicada recientemente en Astronomy & Astrophysics, la cual revela la existencia de un sistema multiplanetario cercano a la Tierra (a sólo a unos 12 años luz o 3,7 parsecs) alrededor de la estrella YZ CET.

Si bien ninguno de los planetas que lo componen sería habitable, ya que el nivel de radiación que reciben no permite pensar que pueda haber agua líquida, ciertas características de estos cuerpos indican que podrían tener una estructura interna similar a la de la Tierra.

“Estos planetas tienen masas similares a las de nuestro mundo, lo que nos lleva a suponer que también son rocosos y que su tamaño no debe diferir mucho del de la Tierra. También se pudo establecer que se trata de un sistema compacto, es decir que los planetas que lo integran se encuentran separados por poca distancia entre sí”, explica Díaz.

YZ CET posee una masa equivalente a alrededor de un 13 por ciento de la del Sol, por lo que además es más fría y débil. No obstante, su cercanía a la Tierra hace que sea la vea brillante, lo cual facilita el trabajo de los investigadores. Se trata, de hecho, del sistema multiplanetario más cercano encontrado hasta ahora.

Pese a ser más débil, pequeña y fría que el Sol, los planetas del sistema descubierto reciben de YZ CET una irradiación lumínica bastante mayor a la que llega a la Tierra, y esto se debe a que están mucho más cerca. “Para dar una idea, estos tres planetas tardan 1.97, 3.06 y 4.66 días en dar la vuelta a su estrella”, cuenta Díaz.

Esta cercanía es la que lleva a los investigadores a concluir que en ninguno de estos planetas podría hallarse agua en estado líquido, lo que los coloca por fuera de la zona de habitabilidad.

Estos cuerpos no fueron detectados por observación directa, sino a través de advertir su efecto sobre la estrella mediante el sistema de velocidades radiales.

“Ocurre que las estrellas se mueven por efecto de los planetas, entonces nosotros lo que hacemos es medir la velocidad de estos desplazamientos con mucha precisión. Pero no cualquier velocidad sino aquella con la que el cuerpo lumínico se acerca o se aleja de nosotros. Gracias a estas mediciones podemos revelar la existencia de sistemas planetarios sin necesidad verlos directamente”, explica el investigador.