Despejado
T 27.8° | ST 30° Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sustentable - nota

Una familia instaló un aerogenerador: pagan menos de cien pesos al mes de luz

Cansados de los apagones de luz y de pagar cada vez más caro el servicio, una familia platense instaló un aerogenerador que produce elecrticidad por energía eólica, logrando la independencia energética. Hace dos meses que no usan la energía eléctrica estándar. Pagan menos de cien pesos por mes, para mentener el servicio pero planean darle de baja. 

Tags

La Plata es la ciudad de las diagonales, pero también es conocida por el viento que se traslada por ellas y hasta está quien dice que en los últimos tiempos se ha convertido en una ciudad más ventosa por las grandes torres que se han construido. Una familia, cansada de los apagones de luz y de las facturas cada vez más caras, decidió instalar un aerogenerador y la naturaleza ahora le proveé de electricidad. Gracias al viento, sólo paga cien pesos de luz por mes.

La familia vive cerca del parque Alberti. Las aspas del aerogenerador conviven con los cables de la luz y algunas viejas antenas. Parece un ventilador gigante, y su apariencia asombra a los vecinos que pasan por la calle 27. Hace dos meses que el viento le ha dado a esta familia una independencia energética poco usual en nuestro medio.

“No somos de gastar electricidad de más y hasta ahora esto nos dá buenos resultados. Nunca tuvimos que recurrir a la red común por falta de viento o agotamiento de reservas“, comenta al diario local la propietaria de la vivienda, quien aún permanece conectada a la red de electricidad estándar, para tener una alternativa los días en los que no hay viento, aunque como declara, el viento aparece todos los días y les permite desarrollar su vida normalmente.

“Nos cansamos de los problemas con la luz y averiguamos cómo pasar a este sistema. Tenemos siete baterías grandes, y nos manejamos con independencia de la red. Ahora pagamos menos de cien pesos de Edelap, y estamos pensando en instalar paneles solares”, afirma Iria, la dueña de casa, que desde el techo de su hogar está mostrando a toda la ciudad cuál es la alternativa real, natural y de bajo costo para lograr independencia energética.